Saturday, July 1, 2017

EL 13 DE JULIO SE CUMPLEN 28 AÑOS DEL FUSILAMIENTO DE ARNALDO OCHOA Y OTROS CUATRO MILITARES

Los cubanos, y el resto del mundo, siguieron con horror los detalles de esta tragedia cubana.

Norberto Fuentes* Nuevo Herald
1 de julio, 2017
En horas del amanecer del 13 de julio de 1989, fueron fusilados en Cuba el general de división Arnaldo Ochoa, el militar más condecorado de la historia cubana contemporánea, el coronel del Ministerio del Interior Antonio de la Guardia y los oficiales Amado Padrón y Jorge Trujillo. Fueron condenados por el llamado Tribunal Militar Especial en la Causa No. 1 de 1989, encausados por el delito de "alta traición a la patria y a la Revolución''. La sanción, respaldada por todos los integrantes del Consejo de Estado y por la alta oficialidad de las fuerzas armadas, alegaba que los condenados habían traficado con grandes cantidades de cocaína.
Sin embargo, muchos analistas de la realidad cubana sostienen que los cargos de narcotráfico encubrían acusaciones más graves: según esta tesis, Ochoa y De la Guardia fueron fusilados porque eran vistos como los líderes en potencia de unas fuerzas que podrían disputarle el poder absoluto a Fidel Castro.
13 de julio, 1989. La Revolución Cubana se acaba un poco antes de las 02:00 AM. Arnaldo Ochoa, Antonio de la Guardia, Amado Padrón y Jorge Martínez han sido fusilados por seis hombres al mando del coronel Luis Mesa en un potrero cercano a la base aérea de Baracoa, al oeste de La Habana. Se llevan con ellos la última posibilidad que tuvo un pueblo americano de existir en la historia como hombres indómitos, aunque fuese a su propia medida.
Ahora, con los cadáveres de los cuatro compañeros que han sido fusilados, todavía insepultos y botando humo, estamos en el plano inclinado que conduce al país del que nunca escaparemos, de nuestras fleteras baratas y alardosos buscavidas, y Fidel Castro, el hombre que una vez estuvo sentado en el trono milenario de Haile Selassie, mientras las tropas desfilaban en su honor, convertido en una caricatura de él mismo, criminal desnudo.
Los habían arrestado un mes antes, el 12 de junio. Arrestado Arnaldo Ochoa a las 08:30 PM en el Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, y los mellizos Antonio y Patricio de la Guardia, con un intervalo de minutos de separación, hacia la misma hora, en el Ministerio del Interior.
No habrá amanecer para esta noche que ha comenzado.La última llama, que, con la perfección simétrica del hilo, saja la luz de las tinieblas, la nada del todo, se apaga.
Estas tres criaturas, tres hombrecitos ahora cabizbajos, el mentón clavado en el pecho, aún enfundados en sus uniformes verdeolivo de mangas cortas y siendo conducidos entre toscos y reconocibles guardianes en Ladas sin rótulos hacia los centros de procesamiento. Mustios ahora para siempre y callados como muertos mientras escuchan los indicativos de las plantas Yaesu que parecen apoyarse en oleadas de ruido parásito, no tienen la menor capacidad para reconocer que el poder ha sido trasladado a ellos, que ha escapado de las manos de Fidel Castro porque ya Fidel Castro no es más la Revolución Cubana y que en una suerte de desplazamientos telúricos de las fuerzas de presión y cambio ejercidas desde adentro de los procesos revolucionarios, ellos lo poseen, todo el poder, todas sus posibilidades.
Pero enseguida quebraron la voluntad de Arnaldo, haciéndolo aparecer contrito y bovino en el ``Tribunal de Honor''. ``Les prometo a todos que mi último pensamiento será para Fidel'', dijo. Después Fidel visitó a Tony en Villa Marista y lo comparó con el samurai al cual el Shogún le pide su honor, pero le garantizó la vida a cambio de su inculpación.
Estuvieron advertidos, no obstante, y tuvieron tiempo para pensar sus coartadas e incluso escapar. Yo mismo avisé.
Era perceptible, bajo la gruesa capa de su altanería, que habitualmente le servía a Ochoa para su trato con los demás hombres, que sus músculos comenzaban a tensarse, a la defensiva mientras le contaba que Raúl Castro me había mandado el recado de que me apartara de él y de Tony.
--Además, hay 200,000 dólares de los nicas que están perdidos, y Raúl dice que tú los tienes.
Arnaldo bajó intuitivamente la pierna izquierda del muro de piedras. Yo retrocedí. Quizá un paso. Los dos brazos de Arnaldo Ochoa se desplomaron a ambos lados. Quiso decir algo. Yo pensé que no me había entendido.
Creo que soy el único hombre que tuvo la oportunidad de ver a Arnaldo Ochoa palidecer y que los labios por un instante le temblaran, al igual que su voz.
-¿Qué tú dices?
-200 mil dólares, los nicas, Raúl dice que tú los tienes.
-¿Te dijeron eso?
Y los brazos desplomados.
Se recuperó a medias, aún con la vista en ninguna parte, y él mismo ausente, y dijo algo que sólo se oye en las películas.
--Estoy perdido.
Yo quedé contemplando a aquel hombre que había soltado amarras y que parecía haber abandonado el contacto con la tierra, y al que sería difícil ver sonreír una vez más, y cuya habitual conducta, franco y bromista, el tipo campechano, era historia pasada, y que de hecho no volví a ver más a no ser en los fragmentos de videotape editados por la televisión cubana del juicio que estaba a punto de celebrarse y del cual nosotros, desde luego, no teníamos idea.
-Arnaldo, ¿qué pasa?
-¿Dónde tú dices que fue eso, quiénes estaban delante?
-Raúl, Aldana, y Alcibiades, en el Comité Central, el lunes. Menos de 72 horas.
-Yo no soy hombre de $200 mil.
Comencé a asentir, maquinalmente.
--Esos $200 mil --dijo Arnaldo--. Eso no es lo que cuenta aquí. Y yo tampoco soy un hombre de $900 mil. Ni de $1 o $2 milloncitos de dólares. Yo soy un hombre de no menos de $900 millones. Que ésos son los negocios que se están haciendo aquí. Todos esos negocios que hacen tus amigos --una referencia a Tony y su gente-- son cosas de muchachos, negocios miserables.
Parecía recuperar el viejo aplomo.
--Pero óyeme lo que te digo. Oyeme bien. Aquí se están haciendo negocios de muchos millones. Y tus amigos están fuera de todo. Ellos creen que están adentro. Pero no lo están. Aquí la jugada es de altura, socio. Y es en el juego que había que estar. Y yo sé quiénes lo están haciendo. Negocios de $900 y $1,000 millones. Mínimo.
Miró hacia su izquierda y comprobó que su chofer aguardaba, dentro del carro. Ochoa me estaba apuntando con el índice.
--Los negocios que yo quiero hacer son de no menos de $900 millones de dólares. Me tengo que ir.
No recibí ninguna expresión de gratitud, como esperaba.
Estuvimos caminando. Llevábamos un paso cansino. Como deshaciéndonos de las armaduras después del combate.
Arnaldo fue arrestado el 29 de mayo en la oficina de Raúl Castro, cinco días después de esta conversación. El sábado le dijeron que cogiera su Land Rover y se fuera a Holguín, su tierra natal, y aprovechara para ver ``las transformaciones de la Revolución''.
Queda la esperanza de que faltara a su promesa de pensar en Fidel cuando lo pegaron al palo. Que no se hubiese puesto a esa hora con esa bobería. Sé que rechazó la venda y que le ataran las manos y que extendió los brazos como un crucificado y entonces se encogió de hombros como diciendo y ahora qué falta y que sacó el pecho, erguido como la proa de un acorazado que bate un mar de galerna, para que le encajaran bien las balas.
*Norberto Fuentes
Escritor cubano. Autor de Condenados de Condado, Cazabandidos, Hemingway en Cuba y, de próxima aparición en EU, In the Jaws of the Wolf, sobre la causa de Ochoa, que publicará WW Norton & CO.Como corresponsal de publicaciones cubanas, Fuentes acompañó al general Arnaldo Ochoa en misiones al extranjero.Se dio a conocer con su libro de cuentos Condenados de Condado, que ganó, en 1968, el Premio Casa de las Américas. Sin embargo, por este trabajo —que aborda la lucha contra las guerrillas anticastristas del Escambray— fue condenado al ostracismo, donde permaneció por 15 años.

No comments:

Post a Comment