Friday, June 16, 2017

TRUMP Y LA NUEVA POLÍTICA HACIA CUBA:


Washington dará un giro a la política hacia Cuba sin paralizar la apertura. Considerando que el ‘deshielo’ ha traído ‘beneficios’


Donald Trump promete en la sede de la Brigada de Asalto 2506, en el corazón de Miami, luchar por restaurar la democracia en Cuba.
Washington, 16 de junio, 2017
El presidente de EE.UU., Donald Trump, anunciará este viernes un giro a la política hacia Cuba que restringirá ciertas actividades de negocios y algunos viajes de estadounidenses a la isla, cambios que prometen aumentar las tensiones con La Habana pero no paralizar el acercamiento bilateral.
Trump viajará a Miami (Florida), el refugio de muchos opositores al Gobierno de Raúl Castro, para desvelar en un discurso el resultado de la revisión que encargó en febrero sobre la política hacia Cuba iniciada por su predecesor, Barack Obama (2009-2017).
El mandatario no se plantea una ruptura brusca y quiere permitir que la actividad comercial y de intercambio con Cuba continúe todo lo posible porque aprecia “los beneficios para el pueblo cubano” de la apertura, según adelantó este martes el secretario de Estado de EE.UU., Rex Tillerson.
Pero Trump considera que las políticas de Obama están “proporcionando apoyo financiero al régimen” de Raúl Castro, y quiere asegurarse de que no viola las leyes con sanciones a Cuba impuestas por el Congreso estadounidense durante el último medio siglo, según Tillerson.
Para ello, el presidente ha decidido aplicar de manera estricta las restricciones de viajes a Cuba, y prohibir el comercio con empresas cubanas que sean propiedad de los servicios militares y de inteligencia, según una directiva presidencial que se publicará este viernes y que fue adelantada por la cadena CNN y el diario Politico.
“Debemos asegurarnos de que los fondos de Estados Unidos no se canalizan hacia un régimen que no ha cumplido con los requisitos más básicos de una sociedad libre y justa”, indica la directiva de Trump, de acuerdo con Politico.
Bajo una estricta aplicación de las órdenes de Trump, los estadounidenses no podrían hacer ningún tipo de transacción con ninguna de las empresas pertenecientes al conglomerado empresarial del ejército, el Grupo de Administración Empresarial S.A. (GAESA), el cual se calcula que controla alrededor de dos tercios del comercio minorista de la isla.
Pero, según expertos consultados por Efe, el impacto de esa medida dependerá de cómo la redacte el Departamento del Tesoro, y este podría emitir excepciones a ciertas actividades comerciales con GAESA y otras empresas si lo considera necesario.
“Las compañías estadounidenses probablemente sabrán con qué empresas pueden hacer negocios, porque el Tesoro publicará una lista”, dijo a Efe un experto en Cuba en la American University, William LeoGrande.
Robert Muse, un abogado experto en la legislación estadounidense hacia Cuba, cree que esa medida crearía un “nivel añadido de incertidumbre” para las empresas estadounidenses interesadas en hacer negocios en Cuba, que ya deben sortear las restricciones impuestas por el embargo.
En cuanto a los viajes, la directiva citada por Politico apunta a que Trump instruirá al secretario del Tesoro, Steve Mnuchin, a auditar regularmente los viajes a Cuba desde EE.UU. para asegurarse de que los estadounidenses están cumpliendo las reglas para evitar transacciones relacionadas con GAESA.
Los estadounidenses tienen prohibido viajar como turistas a Cuba, pero sí pueden visitar la isla bajo 12 categorías legales, como los intercambios educativos y culturales, y la directiva de Trump les pide tener documentos claros que acrediten que entran en esas categorías, o podrían enfrentar multas, según Politico.
Obama permitió que los estadounidenses se “auto certificaran” sin muchas explicaciones como participantes en una de las 12 categorías permitidas, lo que ha facilitado el negocio a las aerolíneas y cruceros que han comenzado a hacer trayectos comerciales a la isla.
“Para Cuba, una reducción en el flujo de viajeros de estadounidenses podría tener un impacto altamente dañino”, dijo a Efe el presidente emérito del centro de estudios Diálogo Interamericano, Peter Hakim.
En cambio, la importancia de Cuba para la estrategia geopolítica de Trump es “extremadamente limitada”, recordó Hakim, quien pronosticó que el anuncio no dañará las relaciones de EE.UU. con Latinoamérica, cuya reacción será probablemente “muy tenue”.
(Lucía Leal/EFE)

Trump prohibirá comercio con empresas del ejército cubano y auditará viajes

 El presidente de EE.UU., Donald Trump, propondrá este viernes aplicar de manera estricta las exenciones de viajes a Cuba y prohibirá el comercio con empresas cubanas que sean propiedad de los servicios militares y de inteligencia, según adelantaron hoy la cadena CNN y el diario Politico.
Ambos medios tuvieron acceso a los documentos de las directivas que anunciará el mandatario este viernes desde Miami y aseguran que Trump también rechazará el levantamiento del embargo a la isla hasta que el régimen de La Habana mejore en materia de derechos humanos.
“La política de mi Administración se guiará por los intereses clave de la seguridad nacional de Estados Unidos y la solidaridad con el pueblo cubano”, dice el borrador de la directiva de política presidencial de cinco puntos y ocho páginas, a la que accedieron la cadena televisiva y el periódico.
“Trataré de promover un país estable, próspero y libre para el pueblo cubano. Con ese fin, debemos asegurarnos de que los fondos de Estados Unidos no se canalizan a un régimen que no ha cumplido con los requisitos más básicos de una sociedad libre y justa”, añade.
Bajo una estricta aplicación de las órdenes de Trump, los estadounidenses no podrían hacer ningún tipo de transacción con ninguna de las empresas pertenecientes al poderoso conglomerado empresarial del Ejército, el Grupo de Administración Empresarial S.A. (GAESA), el cual se calcula que controla alrededor de dos tercios del comercio minorista de la isla.
La idea de cerrar los vínculos comerciales con GAESA fue propuesta en un proyecto de ley en 2015 por el senador Marco Rubio, el congresista Mario Díaz-Balart y el gobernador de Florida, Rick Scott, todos ellos republicanos, aunque no prosperó.
Así, se confirmarían los rumores de las últimas semanas sobre el importante papel de Rubio en lo relativo a la revisión de la política hacia Cuba.
En cuanto a los viajes, Trump instruirá al Departamento del Tesoro para que audite los viajes hacia Cuba por parte de las aerolíneas estadounidenses que ya han comenzado a operar con su destino.
El presidente pondrá fin al enigma sobre su giro político con Cuba, que enfría de forma evidente las relaciones restablecidas por el Gobierno de su predecesor, el demócrata Barack Obama, aunque no revoca toda su política, ya que no planteará el cierre de las embajadas ni el bloqueo total de los viajes.
(EFE)

EEUU condicionará más avances en su diálogo con Cuba a ‘elecciones libres’

Así como a la ‘liberación de presos políticos’.
Trump anunciará este viernes que ha decidido “empezar el proceso de dejar claro al régimen (de Raúl Castro) que hay hitos muy específicos que van a tener que cumplir si quieren continuar con este tipo de relación”
WASHINGTON, Estados Unidos.- El presidente de EE.UU., Donald Trump, no seguirá progresando en el proceso de normalización con Cuba si no hay avances democráticos como “elecciones libres” en la isla, además de restringir los viajes de estadounidenses a la isla y las transacciones con el Ejército cubano, informó hoy la Casa Blanca.
Trump anunciará este viernes que ha decidido “empezar el proceso de dejar claro al régimen (de Raúl Castro) que hay hitos muy específicos que van a tener que cumplir si quieren continuar con este tipo de relación”, dijo una alta funcionaria estadounidense, quien pidió el anonimato, en una conferencia de prensa.
Esos hitos incluyen la celebración de “elecciones libres” y la “liberación de prisioneros políticos”, añadió la fuente, horas antes de que Trump haga pública su decisión sobre la política hacia Cuba en un discurso programado para este viernes en Miami (Florida).
El mandatario no planea romper las relaciones ni deshacer los mecanismos diplomáticos que estableció su predecesor en la Casa Blanca, Barack Obama (2009-2017), pero tampoco planea profundizar en el proceso de normalización si el Gobierno cubano no está dispuesto a hacer concesiones en esos temas, según la funcionaria.
“Nuestra esperanza es que el régimen cubano vea esto como una oportunidad para implementar las reformas que prometieron hace un par de años”, señaló.
La Casa Blanca centra así su atención en el proceso de transición que comenzará pronto en Cuba, dado que Raúl Castro planea abandonar el poder en febrero de 2018 y en octubre de este año habrá elecciones municipales a las que algunos opositores quieren presentar candidaturas independientes.
“Vamos a tener una serie de reformas que harían muy difícil a quien sea el sucesor de Raúl (Castro) seguir implementando este tipo de Estado policial represivo, que está alimentado por las compañías controladas por el Ejército”, afirmó la funcionaria estadounidense.
Por tanto, Trump pedirá este viernes a los Departamentos del Tesoro y de Comercio que “desarrollen regulaciones para prohibir las transacciones (estadounidenses) con los servicios militares, de inteligencia y de seguridad” de Cuba, explicó otro funcionario.
Pero habrá excepciones a esa prohibición, entre ellas las que se refieran a “operaciones por mar y aire”, lo que exime a las aerolíneas y cruceros que llevan estadounidenses a Cuba.
También estarán exentas las transacciones relacionadas “con la operación de la embajada estadounidense (en La Habana), la operación de la base naval de Guantánamo, la promoción de la democracia cubana y la expansión del acceso de telecomunicaciones al pueblo cubano”, apuntó el funcionario.
Trump también buscará “asegurarse de que se aplica estrictamente la prohibición legal” a los estadounidenses de hacer turismo en Cuba, por lo que “acabará con los viajes individuales para hacer contactos con el pueblo cubano”, conocidos en inglés como “people to people travel”, añadió la fuente.
Los estadounidenses aún podrán hacer ese tipo de viajes en grupo y el permiso para viajar individualmente dando esa razón no se acabará hasta que el Tesoro emita regulaciones claras sobre el tema.
Aún será posible viajar a Cuba bajo las doce categorías de viaje permitidas por el Tesoro, pero los estadounidenses deberán guardar los recibos y documentos de su viaje por la posibilidad de que el Gobierno les someta a una auditoría para comprobar que no han violado la prohibición de negociar con el Ejército cubano.
Por otra parte, Trump ha decidido no restaurar la política por la que EE.UU. repatriaba a los inmigrantes cubanos que interceptaba en el mar (“pies mojados”) pero admitía a los que lograban tocar tierra (“pies secos”), que fue eliminada por Obama al final de su mandato, según la citada funcionaria.
(EFE)
Noticia en desarrollo


No comments:

Post a Comment