Tuesday, June 13, 2017

SE ARREGLAN ALGUNO PARQUES EN CUBA, PERO EL COSTO LO PAGA EL PUEBLO

ICLEP-PANORAMA PINAREÑO: Se reparan los parques.
Parque Roberto Amarán
Por: Calixto Miranda, Periodista ciudadano
Pinar del Río, 13 de junio, 2017
Los parques de la ciudad pinareña son objeto de una reparación capital, hasta las áreas más pequeñas le levantan el piso en espera de que algo mejor lo sustituya. La mayoría de estas arriban a un siglo de existencia y en 58 años de revolución no han recibido mantenimiento; Don Quijote contra los parques, le han caído encima rompiendo su estructura y en la mayoría, el piso de granito y concreto con más de 25 centímetros de espesor que le han servido para desafiar el tiempo en buenas condiciones. Habrá que ver si sus constructores son capaces de devolverle su esplendor y durabilidad.
El pueblo cubano sufre una crisis que se mantiene por más de medio siglo como lo es en el campo de la salud, la educación, el arte y la cultura, el transporte, los medios de comunicación, el encarecimiento del nivel de vida de la población, como resultado de una desacertada política económica y social, así como el elevado precio de recursos y medios de consumo incluyendo la alimentación.
Las causas que provocan este fenómeno son diversas, entre ellos; el mal uso del presupuesto estatal pues se derrocha dinero y recursos en los parques y el estado no le garantiza los medicamentos a la población, porque les va de capricho que el pueblo tiene que sufrir necesidades de todo tipo, mientras se destruyen los parques para volverlos a construir. Mientras tanto hay miles de familias cubanas que no cuentan con una vivienda confortable. En el año 2002 fueron afectados por los ciclones Lili e Isidore y todavía el Gobierno no les ha dado recursos para su construcción ni tampoco se los va a dar porque ya dieron por terminado el plan de la vivienda.
El Gobierno de los Castro Ruz, habla de cambios, pero es mentira, ¡no cambian!, los análisis, valoraciones, errores y dificultades que se tratan en actos y Congresos, son exactamente los mismos de hace cincuenta y ocho años. ¡A eso se le llama “Demagogia Política”!.
Nos gustaría ver nuestros parques bellos y acogedores, pero el pueblo sufre muchas necesidades de primer orden, y no podemos darnos el lujo de invertir las riquezas que crea, en obras que pueden esperar, incluso muchos años más en buen estado.
Aún siguen los mendigos y limosneros que deambulan por las calles de la ciudad buscando desechos y alimentos en los contenedores de basura. Tenemos niños y familias pidiendo amparo económico y se les niega, en una nación donde se dictan leyes como la número 113, ley tributaria que despoja al trabajador de una parte de su dinero ya trabajado para empobrecerlos más. ¿Será este dinero el que está utilizando para reparar los parques?.
La reparación de los parques es una forma más de buscar simpatía en la población y un apoyo que hace mucho tiempo el pueblo cubano le retiró a este sistema. Es una pena que el dinero de los trabajadores y sus riquezas, creadas socialmente, tengan un destino donde el hombre no resulta ser el centro de los intereses del gobierno.
La realidad es que la capital pinareña se encuentra en una situación bochornosa, sus parques han sido destruidos, en la mayoría de los casos en buen estado, sabemos que si logran reconstruirlos no será con la misma calidad que tenían. Si nos diéramos a la tarea de visitar estos lugares, encontraríamos un panorama desolador, sin la presencia de algún obrero reparando lo que se rompió, sólo escombros que no se han dignado a recogerlos, bloques de concreto obstruyendo el paso de peatones y vehículos con riesgos de accidente fatales.
La población se pregunta, ¿cuantos años habrá que esperar para que la ciudad recupere sus parques y su esplendor?. Sabemos que demorará, estamos acostumbrados a ver cómo el gobierno no se interesa por los valores patrióticos del pueblo. Los ciudadanos no tienen donde sentarse buscando un descanso o simplemente recrearse. Esta realidad nos hace recordar al triste y célebre Don Quijote de la Mancha, luchando contra los molinos de viento.

No comments:

Post a Comment