Thursday, April 27, 2017

ACTUALIZADO: NO VA A SER TAN FÁCIL SALIRSE DE LA OEA. CONDENA DEL PARLAMENTO EUROPEO



Luis Florido: Maduro no puede solicitar salida de Venezuela de la OEA porque dio golpe de Estado

Luis Florido, presidente de la Comisión de Política Exterior de la Asamblea Nacional de Venezuela.
Luis Florido, presidente de la Comisión de Política Exterior 
de la Asamblea Nacional de Venezuela.
la patilla
Caracas,  27 de abril,, 207
El diputado opositor Luis Florido afirmó que el Gobierno de Nicolás Maduro “no tiene ni la fuerza ni el poder para retirarse de la Organización de los Estados Americanos”, a propósito del anuncio en tal sentido hecho por la canciller venezolana Delcy Rodríguez.
Para sacar a Venezuela de la OEA el Gobierno necesita primero la autorización del Parlamento “y eso no está ocurriendo ni va a ocurrir”, señaló Florido en un vídeo colgado en su cuenta en Twitter.
De igual manera, reiteró que la carta fundacional de la OEA no establece mecanismos a implementar para una salida.
Florido aclaró que “los convenios suscritos por Venezuela en el marco del sistema interamericano obliga a la República” en distintos ámbitos comprendidos por la Carta fundacional de la OEA, la Carta Democrática Interamericana y la Carta Social de las Américas, entre otros.

¿Cómo puede Venezuela abandonar la OEA?

Un simpatizante de la oposición venezolana se manifiesta a favor de la aplicación de la carta democrática frente a las oficinas de la OEA en Caracas el 23 de junio del 2016. Ariana Cubillos AP
Un simpatizante de la oposición venezolana se manifiesta a favor de la aplicación de la carta democrática frente a las oficinas de la OEA en Caracas el 23 de junio del 2016. Ariana Cubillos AP
La Patilla
 27 de abril, 2017
Venezuela anunció  que este jueves iniciará el procedimiento para abandonar la Organización de Estados Americanos (OEA), un paso que no ha dado ningún otro Estado antes y que requiere dos años de espera hasta hacerse efectivo.
La canciller de Venezuela, Delcy Rodríguez, anunció que mañana su Gobierno presentará “la carta de denuncia” a la OEA porque el organismo aprobó  la convocatoria de una reunión de cancilleres sobre la crisis política del país pese a la oposición frontal del Ejecutivo a esa sesión.
El proceso para pedir la salida de la OEA, algo sobre lo que no hay precedentes, comienza con que el Gobierno del país en cuestión presente una comunicación escrita a la Secretaría General en la que se anuncie la decisión de denunciar la Carta de la OEA, su documento fundacional de 1948.
“Esta Carta regirá indefinidamente, pero podrá ser denunciada por cualquiera de los Estados miembros, mediante comunicación escrita a la Secretaría General, la cual comunicará en cada caso a los demás las notificaciones de denuncia que reciba”, indica el artículo 143 de la Carta de la OEA.
“Transcurridos dos años a partir de la fecha en que la Secretaría General reciba una notificación de denuncia, la presente Carta cesará en sus efectos respecto del Estado denunciante, y este quedará desligado de la Organización después de haber cumplido con las obligaciones emanadas de la presente Carta”, agrega.
Así, hasta que transcurran esos dos años, el país es “miembro pleno con todos sus derechos y obligaciones”, explicó hoy a Efe el secretario de Asuntos Jurídicos de la OEA, Jean Michel Arrighi.
Entre esas obligaciones está pagar la deuda pendiente de su cuota como miembro de la OEA, que hasta diciembre de 2016 ascendió a 8.764.449 millones, mientras que este año aún no ha pagado los 1.829.700 millones que le corresponden en función de criterios socioeconómicos.
Esa deuda que acumula Venezuela es anterior a cuando inicio el mandato de Luis Almagro como secretario general en mayo de 2015, con quien el Gobierno venezolano está enfrentado frontalmente por haber sido una de las voces internacionales más críticas con su gestión.
El Gobierno de Venezuela no se refirió hoy a esta deuda pendiente, por lo que está por ver si aceptara pagar el monto que debe.
Pero las obligaciones de la Carta de la OEA no son solo económicas, ya que estipula que los países miembros deben respetar la democracia representativa, los derechos humanos, la separación de poderes y la libertad de expresión, precisamente los elementos que Almagro y un grupo de entre 14 y 20 países (en función de qué cuestión se aborda) piden al Gobierno venezolano que respete.
Sin embargo, la canciller venezolana aseguró que su Gobierno no participará en lo sucesivo “de ninguna actividad, de ningún evento donde se pretenda posicionar el intervencionismo y el injerencismo de este grupo de países que solo buscan perturbar la estabilidad y la paz” en su país.
Ni siquiera Cuba, a la que se suspendió de la OEA en 1962 y se le levantó la suspensión en 2009, ha denunciado nunca la Carta de la OEA, por lo que sigue siendo un Estado miembro, aunque no participa y asegura que no tiene ningún interés en volver a hacerlo.
La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha seguido siempre pronunciándose y recibiendo casos de Cuba, al considerar que la sanción a su Gobierno no tiene por qué dejar desprotegidos a sus ciudadanos.
Venezuela denunció el 10 de septiembre de 2012 -y entró en vigor el 10 de septiembre de 2013- la Convención Americana sobre Derechos Humanos, que creó la Corte Interamericana de Derechos Humanos, por lo que la CIDH solo puede enviar a la Corte casos de Venezuela ocurridos entre el 24 de junio de 1981 y el 10 de septiembre de 2013, informaron a Efe fuentes de ese organismo.
Para dejar de formar parte de la CIDH, y que este organismo no pueda pronunciarse sobre el país o atender casos del mismo, el Estado debe denunciar la Carta de la OEA, es decir, pedir la salida de la organización en su conjunto.
Pero aunque Venezuela pida, como ha anunciado, iniciar el proceso de abandonar la OEA mañana, la CIDH podrá seguir atendiendo violaciones de derechos humanos en el país hasta que se haga efectiva su salida de la organización dentro de dos años.
Cristina García Casado/EFE

Parlamento Europeo condena la represión brutal en Venezuela

CAR01. CARACAS (VENEZUELA), 26/04/2017.- Venezolanos participan en una manifestación hoy, miércoles 26 de abril de 2017, en Caracas (Venezuela). Las fuerzas de seguridad de Venezuela dispersaron nuevamente algunas de las marchas convocadas por la oposición en Caracas, que pretendían llegar a la sede principal de la Defensoría del Pueblo en el centro de la capital. EFE/MIGUEL GUTIÉRREZ
Venezolanos participan en una manifestación hoy, miércoles 26 de abril de 2017, 
en Caracas (Venezuela). 
Las fuerzas de seguridad de Venezuela dispersaron nuevamente algunas de las marchas convocadas por la oposición en Caracas, que pretendían llegar a la sede principal de la Defensoría del Pueblo en el centro de la capital. EFE/MIGUEL GUTIÉRREZ
La patilla
 Caracas, 27 de abril, 2017
La Eurocámara condenó este jueves la “represión brutal” en Venezuela contra “manifestantes pacíficos” y urgió a Bruselas a estudiar “otras medidas que permitan a la Unión restablecer la plena democracia” en el país latinoamericano, reseña AFP.
Por 450 votos a favor y 35 en contra, los eurodiputados adoptaron una nueva resolución sobre Venezuela en la que condenan “enérgicamente la represión brutal ejercida por las fuerzas de seguridad venezolanas, así como por los grupos armados irregulares, contra los manifestantes pacíficos”.
Venezuela vive una oleada de manifestaciones desde el 1 de abril, en protesta por la decisión del Tribunal Supremo de Justicia de adjudicarse las funciones del parlamento, que degeneraron en ocasiones en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad, disturbios e incluso saqueos.
Aunque el tribunal dio marcha atrás a su decisión tras la fuerte presión internacional, la oposición busca la salida de Maduro del poder. Ambas partes se responsabilizan además mutuamente de la violencia que dejó por ahora al menos 28 muertos, así como cientos de heridos y detenidos.
En el debate celebrado el 5 de abril, previo a esta resolución, los europarlamentarios se mostraron divididos entre llamados a adoptar una posición más firme o a continuar con la mediación.
En la resolución adoptada, presentada por los cuatro principales grupos de la Eurocámara -PPE (derecha), socialdemócratas, conservadores y liberales-, los eurodiputados urgen a apoyar el proceso de mediación, pero al mismo tiempo a estudiar “otras medidas”.
La Eurocámara pide a la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, que “analice activamente, junto con organizaciones internacionales y regionales, otras medidas que permitan a la Unión restablecer la plena democracia en Venezuela”.
Del texto final, cayó la petición inicial de los parlamentarios del grupo liberal ALDE y de los conservadores del ECR de estudiar “sanciones específicas”, como reclamó una parlamentaria liberal durante el debate celebrado en abril.
Una de las exigencias de los manifestantes es un cronograma electoral, reclamo que también recogen los europarlamentarios que urgen a Caracas a presentar “en el plazo más breve posible”, un “calendario electoral que permita la celebración de procesos electorales libres y transparentes”.
Aunque el presidente venezolano, Nicolás Maduro, se mostró el domingo partidario de celebrar los comicios de gobernadores, que estaban previstos el diciembre pasado, descarta adelantar las presidenciales de 2018.
El Parlamento Europeo insta además al gobierno venezolano a liberar a los presos políticos, como ya pidieron en junio de 2016 en otra resolución.
AFP


LEA:

No comments:

Post a Comment