En diciembre de 2015, el gobierno estadounidense permitió a Cuba la comercialización de Havana Club en EEUU, lo cual sólo sería posible si se levantara el embargo a la isla, decisión que corresponde al Congreso
En diciembre de 2015, el gobierno estadounidense permitió a Cuba la comercialización de Havana Club en EEUU, lo cual sólo sería posible si se levantara el embargo a la isla, decisión que corresponde al Congreso
Congresistas republicanos y demócratas enviaron una carta al gobierno de los EEUU para pedir que revoque la licencia que otorgó a Cuba a finales de 2015 por la marca de ron Havana Club.
Las representantes de Florida en el Congreso, la republicana Ileana Ros-Lehtinen y la demócrata Debbie Wasserman Schultz, encabezaron una carta firmada por 23 legisladores de ambos partidos y dirigida al secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, y al de Estado, Rex Tillerson.
"Instamos firmemente a la OFAC (la Oficina de Control de Activos Extranjeros) a revocar la licencia que emitió a la entidad cubana Cubaexport. Al permitir que el régimen cubano registre la marca Havana Club, la OFAC (…) ha establecido un terrible precedente para los titulares de derechos de propiedad intelectual estadounidenses", aseguró la demócrata Wasserman Schultz.
Además, pidieron que la oficina revise si el solicitante de la renovación, también Cubaexport, ha obtenido el consentimiento del titular original de la marca "robada" para registrar o renovar, ya que los legisladores sostienen que fue expropiada sin compensación.
"Fue —alegó Ros-Lehtinen— una decisión tomada por la conveniencia política que ignoró la ley permanente de Estados Unidos y potencialmente abrió una caja de Pandora que podría ver a los titulares de derechos de propiedad intelectual estadounidenses sujetos a confiscaciones ilegales e injustas en el extranjero".
"Pedimos al nuevo gobierno que revise esta licencia, que invierta su decisión y que proteja a los dueños legítimos de propiedad intelectual antes de que se produzca un daño duradero", agregó Ros-Lehtinen.
La empresa Bacardí pidió en febrero de 2016 a las autoridades de Estados Unidos que revocaran la licencia otorgada al gobierno cubano con el fin de que pueda registrar la marca Havana Club en este país.