Tuesday, February 28, 2017

HUELGA DE "BOTEROS" INQUIETA A LA HABANA

Despliegue policial en La Habana tras convocatoria al paro de ‘boteros’.

“Tienen miedo de que nos vayamos para la Plaza de la Revolución”



Operativo policial y refuerzo del transporte para contrarrestar el llamado a una huelga

DDC y Cubanet
 Los habaneros fueron testigos este lunes de un amplio operativo policial destinado a contrarrestar un llamado al paro de taxistas privados (boteros) en protesta por las nuevas medidas gubernamentales.
Un texto anónimo que había circulado por las redes informales convocaba a los taxistas a una protesta silenciosa contra la rebaja de tarifas impuesta por las autoridades. “A partir del día lunes 27 de febrero los transportistas de toda Cuba haremos una huelga. Solamente nos quedaremos en la casa sin trabajar estos días”.
Sin embargo, según afirma el diario 14ymedio, muchos choferes no participaron en esta iniciativa y circulaban con sus ‘almendrones’ este lunes por La Habana.
El régimen había reforzado de todas formas la presencia de la policía. “Tienen miedo de que nos vayamos para la Plaza de la Revolución como el año pasado hicieron los bicitaxistas”, dijo a 14ymedio un chofer que solicitó anonimato.
el Ministerio del Interior (MININT) y funcionarios de la Empresa Provincial del Transporte establecieron desde horas tempranas de este lunes un fuerte operativo en varios puntos céntricos de La Habana, con el propósito de contrarrestar una posible respuesta al llamado a la huelga "Cero Carros" que había circulado en los últimos días por correo electrónico y medios alternativos.
En La Palma, la Víbora, el parque El Curita y la Terminal de Ómnibus Nacional, cuatro de los puntos de embarque de taxis particulares más concurridos de la capital, patrullas de la Policía Nacional en conjunto con agentes del MININT, inspectores y puestos de mando móviles de la Empresa de Transporte "custodiaban la transportación de la gente… lo más parecido al movimiento de un 1 de Mayo", dijo Norberto Núñez.
"Fuera de esas fechas, nunca veo tantas guaguas juntas", afirmó.
Alina Rodríguez, secretaria del Partido Comunista en su centro laboral, declaró que "desde el viernes pasado se dieron indicaciones a todas las empresas que dispusieran de transportación, para que a partir de este lunes prestaran servicio a la población después de mover a sus trabajadores".
"Se insistió mucho en que estos transportes tenían que estar disponibles por tiempo indefinido, aunque se brindaron pocos detalles sobre la naturaleza de 'la tarea'", añadió.
A la supuesta huelga Cero Carros habían sido convocados a partir de este lunes 27 de febrero "los transportistas privados de toda Cuba".
"Solamente nos quedaremos en casa sin trabajar en estos días", anunciaba el texto que circulara junto a un grupo de demandas y donde se denunciaba que los "boteros" son "víctimas cotidianas de un asedio por parte de la Policía, de los inspectores estatales y otras entidades".
No está claro el origen del llamado a la huelga. Muchos boteros dijeron no haberse enterado.
"Esto fue hoy un festival: refuerzos de taxibús, guaguas de todos los colores y para todos los lugares de La Habana… Agradecimientos especiales a los boteros por haber anunciado la huelga", ironizó Rosalía Dámaso, vecina del Reparto Martí, en el Cerro. "Lo único malo fueron los camiones de policías y los batallones de inspectores afeando el desfile".
Daniel Zulueta, albañil de una cooperativa, dijo que en principio pensó "que era el Día Nacional del Transporte' porque no sabía lo de la huelga de los boteros; tampoco sabía que Transmetro tuviese tantas guaguas nuevecitas".
"¿Para qué las tenían guardadas, para añejarlas? Bueno, espero entonces que quieran darle a los boteros una 'galleta sin mano' y nos las dejen a nuestro servicio para siempre… y al precio de un peso, por supuesto".
¿Dio resultado Cero Carros?
Orlando, un botero de la ruta Víbora-Vedado cree que Cero Carros de algún modo "dio resultado", aunque no todos cumplieron "con el programa de no salir a 'botear'".
"Todo este montaje que hicieron de policías e inspectores es un mensaje de que saben que los boteros somos imprescindibles, que podemos paralizar la ciudad, y que solo bajo coacción pueden evitarlo", opinó.
"Era sabido que habría una respuesta como esta. También recurrieron previamente al chantaje", añadió Lázaro, que "botea" la ruta Habana Vieja-La Lisa.

No comments:

Post a Comment