Wednesday, February 22, 2017

ENTREGAN PREMIO OSWALDO PAYÁ EN LA HABANA,EN AUSENCIA A LUIS ALMAGRO A PESAR DEL BOICOT DEL RÉGIMEN CUBANO


 La opositora cubana Rosa María Payá, habla durante un homenaje a su padre, el fallecido disidente Oswaldo Payá.
La opositora cubana Rosa María Payá, habla durante un homenaje a su padre, el fallecido disidente Oswaldo Payá.
Martínoticias
El premio se entregó en ausencia del secretario General de la OEA, en una sencilla ceremonia a la que asistieron diplomáticos de EEUU Suecia y República Checa, periodistas y miembros de la sociedad civil.
El secretario general de la OEA, Luis Almagro, fue homenajeado este miércoles en su ausencia con el premio Oswaldo Payá, Libertad y Vida a pesar de la decisión del gobierno cubano de impedirle la entrada a la isla.

Casi medio centenar de personas entre opositores cubanos, periodistas y diplomáticos de Estados Unidos, Suecia y República Checa asistieron al evento organizado por Rosa María Payá, hija del fallecido opositor Oswaldo Payá y presidenta de la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia (RedLat).
Payá dijo estar feliz de haber podido realizar la ceremonia con los invitados que pudieron llegar, y denunció que las autoridades cubanas impidieron la asistencia de otros disidentes e invitados internacionales.
"Estoy muy preocupada porque la mayoría de los que nos confirmaron que vendrían no llegaron, y no sabemos si están detenidos por la seguridad del estado", dijo la opositora a Martí Noticias.
Payá señaló que la ceremonia fue para honrar la memoria de su padre, y congratular a los premiados por su destacado trabajo a favor de la democracia y los derechos humanos, y para "recordar a la comunidad internacional que no estamos solos, y que hay personas en el mundo entero que fueron hasta las últimas consecuencias para poder entrar al país" y asistir al evento.
El premio Oswaldo Payá "Libertad y vida" otorgado al secretario general de la OEA, Luis Almagro, fue colocado simbólicamente en una silla vacía.
El premio Oswaldo Payá "Libertad y vida" otorgado al secretario general de la OEA, Luis Almagro, fue colocado simbólicamente en una silla vacía.

La activista, que promueve un plebiscito en Cuba a favor de una transición democrática, después de más de más de medio siglo de régimen de partido único, criticó lo que calificó de "agresión" contra Almagro y la exministra chilena Mariana Aylwin.
"Esta es una manifestación de un régimen despótico que lleva 60 años en el poder, pero que hoy es más vulnerable que ayer. Esta es la realidad que vive el pueblo cubano todos los días, y durante el día de ayer y hoy el mundo entero ha podido ser testigo de que este régimen no ha cambiado, pero de que los cubanos sí queremos cambiarlo", subrayó Payá.
Rosa María Payá habla durante un homenaje a su padre, el fallecido disidente Oswaldo Payá, en la entrega del premio que lleva su nombre
Rosa María Payá habla durante un homenaje a su padre, el fallecido disidente Oswaldo Payá, en la entrega del premio que lleva su nombre

"Esperamos que esta agresión, esta grosería del gobierno cubano con nuestros invitados (...) encuentre respuesta entre los miembros de la OEA y otros gobiernos democráticos", afirmó Payá.
Más temprano, Almagro había denunciado en una carta pública que Cuba le negó el visado, al igual que lo había hecho con Aylwin y el exvicepresidente mexicano Felipe Calderón. Los gobiernos de México y Chile rechazaron la decisión del gobierno cubano.

Almagro, duro crítico de Venezuela -el mayor aliado del gobierno cubano- al igual que Mariana Aylwin, fueron reconocidos por la organización que lidera Payá.
En el caso de Almagro por su lucha prodemocracia, y en el de Aylwin en homenaje a su padre, Patricio Aylwin, el primer mandatario en asumir el gobierno chileno tras la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).
Muestran a los asistentes al evento un mensaje en video del expresidente de México, Felipe Calderón.
Muestran a los asistentes al evento un mensaje en video del expresidente de México, Felipe Calderón.
Sobre las dos sillas vacías del jefe de la Organización de Estados Americanos y la exsenadora chilena, fueron puestos los premios, dos placas negras con la efigie tallada de Oswaldo Payá.

La cancillería cubana no se ha pronunciado sobre la polémica decisión, pero la embajada en Santiago de Chile la justificó frente a lo que consideró una "grave provocación internacional contra el gobierno" de Raúl Castro.

Cuba fue suspendida de la OEA en 1962, en el apogeo de la Guerra Fría y de su enfrentamiento ideológico con Estados Unidos. El gobierno de la isla se niega a regresar a la organización a pesar de que el país fue readmitido en 2009.
(Con la colaboración de Ivette Pacheco e información de agencias)

El régimen niega la entrada al secretario general de la OEA, Luis Almagro



Luis Almagro. (MERCO PRESS)
DDC | Washington | 22 de Febrero de 2017 
El Gobierno de Raúl Castro negó al secretario general de la OEA, Luis Almagro, la posibilidad de viajar a Cuba para asistir a la entrega del Premio Oswaldo Payá, Libertad y Vida, que le otorgó la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia (Juventud LAC).
En una carta fechada este miércoles 22 de febrero, Almagro comunicó a Rosa María Payá Acevedo, líder de Juventud LAC, que su "solicitud de visa para el pasaporte oficial de la OEA fue denegada por el Consulado de Cuba en Washington". Asimismo, La Habana le negó "la posibilidad de ingreso con documento uruguayo, que no requiere visado".
Almagro detalló que el pasado jueves 16 de febrero Chris Hernández-Roy, un funcionario de la OEA, fue convocado a una reunión por el cónsul de Cuba en Washington donde se le comunicó la negativa para el visado y el "asombro" del régimen de Raúl Castro "por el involucramiento del secretario general de la OEA en actividades anticubanas".
Según el secretario general de la OEA, las autoridades cubanas consideraron su solicitud de visa  "una provocación inaceptable", señalaron que el Estado cubano "no reconoce" el Premio Oswaldo Payá y describieron a Cuba Decide, que lidera Rosa María Payá, como una iniciativa que "socava el sistema electoral cubano".
Almagro dijo que aclaró a los funcionarios cubanos que el único interés de su parte "es y será facilitar el acercamiento de Cuba a los valores y principios de la democracia y los derechos humanos".
Calificó la reacción del Gobierno cubano como "superficial" y "alarmista" y se refirió a una supuesta preocupación de que su visita y la ceremonia anunciada significaran un peligro "para el futuro de las relaciones Cuba-Estados Unidos, y el bienestar del pueblo cubano ya que se podría motivar una actitud de endurecimiento del Gobierno hacia grupos que no comulgan con este".
Sería "bastante ridículo" que luego de 58 años de Revolución, "tanto el bienestar del pueblo cubano, como las relaciones bilaterales con Estados Unidos, dependieran de esta ceremonia", dijo Almagro a los diplomáticos del régimen.
"No es mi interés evaluar la situación política interna de Cuba ni sus diferentes tendencias políticas y no me compete opinar sobre ello", aseguró el secretario general.
"Mi única preocupación adicional es garantizar que no exista ninguna forma de represión ni represalia alguna, sobre los organizadores del evento. Ello sería absolutamente injusto e indeseable", pidió a las autoridades consulares.
También dijo que ni su presencia y ni sus actividades eran "anticubanas".
"Deseo que Cuba alcance los máximos niveles de desarrollo y bienestar social para su pueblo, con todos los derechos garantizados para todos los cubanos", expresó Almagro.
Terminó su misiva señalando su apoyo a Cuba Decide y a "los mecanismos constitucionales de democracia directa que proclaman". Destacó que su intención de viajar a La Habana era una forma de "honrar la memoria de Oswaldo Payá".
Almagro lamentó que, a pesar de haber solicitado al régimen que revirtiera la negativa, ello "no fue posible".
Desde el lunes, el régimen ha impedido viajar a la Isla a otras personalidades internacionales, como el expresidente mexicano Felipe Calderón y la exministra y exdiputada chilena Mariana Aylwin, quien iba a recoger una mención de honor del Premio Oswaldo Payá concedida a su padre, el fallecido exmandatario Patricio Aylwin.
Otros invitados extranjeros y miembros de Juventud LAC han sido detenidos en el Aeropuerto Internacional de La Habana y expulsados del país.
Este miércoles, agentes de la Seguridad del Estado vestidos de civil mantuvieron un fuerte dispositivo alrededor de la vivienda de Rosa María Payá, en la Calle Peñón número 221, entre Ayuntamiento y Monasterio, municipio Cerro, donde se realizó la ceremonia de entrega del premio pese a las ausencias.
Según pudo constatar un periodista de DIARIO DE CUBA en el lugar, el despliegue de los efectivos del régimen era visible en las calles Manila, Monasterio, Ayuntamiento, Peñón, Santa Ana, Carmen, Zaragoza y Calzada del Cerro.

No comments:

Post a Comment