Friday, January 6, 2017

LOS REYES MALOS



Los niños sin juguetes, foto archivo

Juan Antonio Blanco
Miami, 6 de enero, 2017
Recuerdo vívidamente los registros en época de la dictadura de Batista. En mi casa estuvieron en 11 ocasiones. Buscaban armas, explosivos o algún indicio de que estábamos conectados con aquellos que pudieran esconderlos. No recuerdo  ninguna instancia en que buscasen o expropiaran mis juguetes. Tampoco se llevaron ninguna de las dos máquinas de escribir propiedad de mis padres, afiliados respectivamente al Partido Comunista cubano y español. Pero 58 años después del derrocamiento de aquella tiranía, las fuerzas represivas "socialistas" que hoy actúan en nombre del "paraíso de los trabajadores" aterrorizan hogares en busca de laptops y juguetes"
Las laptops y memorias portátiles sirven para escribir y distribuir ideas, lo que bajo un sistema totalitario es tan peligroso como repartir cananas de balas y explosivos plásticos. 
En Rumanía había que registrar las máquinas de escribir y tener una licencia para poder poseer una. Ser librepensador no es uno de los 200 oficios autorizados para el trabajo por cuenta propia en Cuba. Pero, ¿los juguetes? ¿Cómo se puede explicar la aberración por estas fechas de forzar la entrada de una casa con una brigada especial de la policía para buscar y expropiar… juguetes?
A los Castro —como a los terroristas islámicos— las tradiciones cristianas de la Navidad y los Reyes Magos siempre les produjeron urticaria.  Para ellos, repartir juguetes gratuitamente es ilegal y subversivo porque se asocia al nacimiento de Cristo cuando es sabido que en Cuba el único redentor es el Estado. Y los únicos "camellos" que alguna vez fueron autorizados a transitar en Cuba eran aquellos incómodos buses que recibieron ese apodo en el argot popular.
Si no se reparten juguetes de forma gratuita o a precios asequibles es porque —como ha explicado muchas veces el Partido— "la culpa la tiene el criminal bloqueo de EEUU". Es por ello obvio que Gaspar, Melchor y Baltasar son promotores del "diversionismo ideológico" de la CIA. Y a los pobres —que cada vez son más numerosos en Cuba— hay que protegerlos de esa ilusión idiota.
Tras el fallecimiento de su hermano. Raul Castro ha decidido que quienes rehúsan la sumisión a su recién adquirido reinado pasarán estas fechas en calabozos y sus ideas pacíficas —como las propagadas verbalmente por Jesús en su época— no podrán escribirse ni diseminarse con laptops y memorias portátiles. ¿Juguetes? Quien tenga dinero suficiente que los compre al Estado, único benefactor nacional autorizado. Así lo disponen Los Reyes Malos.

No comments:

Post a Comment