Friday, January 27, 2017

EL RÉGIMENEL RÉGIMEN APLASTA TODA EMPRESA PARTICULAR QUE DESEA PROSPERAR EN LA ISLA

ICLEP-COCODRILO CALLEJERO: Ilegalidades vs pueblo.


Los Arabos, Matanzas, 26 de enero, 2017
Recientemente, en el municipio Los Arabos, se desató una ola de multas, decomisos y retiros de licencias a trabajadores por cuenta propia; y a otras personas que comercializan productos que el estado no es capaz de garantizar al pueblo.
El caso de mayor repercusión está relacionado con la venta de naranja dulce. Perseguido, acorralado y atrapado el cuentapropista como si ofertara dispositivos de exterminio en masa.
Es cierto, el grueso de la producción de esta fruta tributa a las plantaciones citrícolas, ubicadas en la zona Jagüey Grande; además, en la gran mayoría, es de origen estatal. Sin embargo, por determinadas razones de infraestructura e ineficiencias, el aparato gubernamental no puede surtir de cítricos, tan siquiera, las localidades de la provincia. Cuando hay petróleo, el camión está roto; y cuando ambos están presentes, el chofer se enferma. Esto, por solo citar situaciones elementales y muy comunes en el engranaje estatal.
Por otro lado, un grupo de sacrificados emprendedores, que como es lógico aspiran a un beneficio económico, se lanzan por medios propios, muchas veces dependiendo de cuál auto pare en el camino, para traer a cuestas algunas que otras cantidades de naranjas. El producto, adquirido a particulares o en mercados estatales aledaños a las plantaciones. Los que no puede hacer el estado ellos lo garantizan: poner en manos de la familia cubana un reglón que de otra forma sería imposible.
¿Por qué, no otorgan un documento, en el lugar de venta, que atestigüe que el producto no es robado? Hablamos de beneficios para nuestros niños y ancianos. Sin mencionar los recursos ahorrados al estado por efectos de transportación.
De igual forma ocurre con los paquetes de café. El pueblo sufre la ausencia, sobre todo las personas de la tercera edad. No obstante, es perseguido el individuo que de la zona oriental del país compra el paquete – no se lo roba a nadie – y lo revende en el municipio. No hablamos del grano, sino del paquete que en la región oriental no goza de amplia aceptación; pues existe un hábito de otra categoría y muchos lugareños cuentan con sembrados propios.
Como vemos, donde se puede pensar en busca de solución, el pueblo paga por la incapacidad sus gober-nantes. Hacemos un llamado a repensar cual es la función del verdadero servidor público. Cada acción impopular, aquellas que alejan el alimento de la mesa del humilde, nunca tendrá el visto bueno de la inmensa mayoría de la gente. Eso es un hecho más que probado, aunque se vista de toda y cuanta legalidad exista en el mundo.

No comments:

Post a Comment