Donald Trump (AP)
Donald Trump (AP)
 
Las maniobras para vender sus acciones, que concluyeron en junio pasado y fueron confirmadas este martes por el vocero de Trump Jason Miller al diario Washington Post, le habría generado una inesperada caída de capital desde que empezó a invertir más dinero en su campaña electoral.
Esta venta masiva podría ayudar a resolver problemas de conflicto de interés durante su gobierno. Una parte fundamental de la vida financiera de Trump valía unos USD 40 millones a diciembre de 2015.
Desde su victoria en las elecciones de EEUU, Trump ha estabilizado las críticas a una serie de empresas públicas, incluyendo Boeing por su gestión del contrato para construir el nuevo avión presidencial Air Force One.
Las cuentas de Trump incluyen acciones de una serie de bancos, gigantes del petróleo y otras empresas con contratos pendientes antes de que asuma en el gobierno de EEUU y cuyo valor podría aumentar debido a las decisiones de Trump en el cargo.
Esas tenencias de valores, según dijeron sus asesores de ética, representan una faceta potencialmente problemática de las finanzas privadas de Trump si llegaran a enredarse con su toma de decisiones públicas. Más allá de los comentarios al Washington Post, los representantes de Trump no han proporcionado los registros de las transacciones de acciones.
El vocero Jason Miller, quien informó al Post sobre esta maniobra, no respondió de inmediato a la consulta de por qué Trump había vendido todas las acciones o a cuánto las había vendido. Trump no será requerido por la Justicia para presentar otra información financiera personal hasta mayo de 2018.
INFOBAE