Saturday, December 3, 2016

ACTUALIZADO: LOS NUEVE DÍAS DE DUELO: CUANDO SOLO SE PUEDE EXPRESAR EN POESÍA

LOS NUEVE DÍAS DE DUELO

Cástulo Gregorisch
cubano
 
Nueve días decretados
por la muerte del tirano,
quien mi patria destruyera,
miserable ser humano,
a su hermano como herencia
nos ha dejado el malvado,
quien le imita y le supera
con delirante entusiasmo,
se mueve el cortejo fúnebre
desde La Habana a Santiago,
lo escoltan una comparsa
de plañideras llorando,
de países extranjeros
mensajes de dignatarios,
que hipócritamente exaltan
la virtudes del tirano,
virtudes inexistentes,
virtudes que han inventado,
sepultaran sus cenizas
en un inefable acto,
al lado de nuestro Apóstol,
nuestro más noble cubano,
mancillando su memoria,
alterando su descanso,
qué más se puede esperar
de ese grupo de cubanos,
que han traicionado a la patria
por cincuenta y siete años,
causando miles de muertos
que aún no tienen descanso,
esperando la justicia
que mitigue eterno llanto,
de familiares y amigos
que sufren desconsolados.

¿Cuántos miles días de duelo
 debieran ser decretados,
 en honor a nuestros muertos,
 a esos que ellos mataron?

Cástulo Gregorisch
12/1/16

Fuera del Fuego
Eberto Padilla
cubano 



Ahí está nuevamente la miserable humillación

Mirándote a los ojos de perro

Lanzándote contra las nuevas fechas

Y los nombres.

¡Levántate miedoso.

Y vuelve a tu agujero como ayer, despreciado,

Inclinando otra vez la cabeza,

Que la Historia es el golpe que debes aprender a resistir.

La Historia es ese sitio que nos afirma y nos desgarra.

La Historia es esa rata que cada noche sube la escalera.

La Historia es el canalla

Que se acuesta de un salto también con la Gran Puta.

 
 Por muy pocos que sean
Camilo Venegas
Cubano

Lo que ha quedado,
entre el polvo
de la noche y la piel
desnuda de la isla,
ya está
fuera
de tu alcance.

Es casi nada,
pero será
más que suficiente.
Ya no importa
lo diga
el eco
de tu eco.
Eso no
nos hará
más pobres
ni menos libres.
Ahora
solo te resta
entender
al silencio,
comprender
la falta
de autoridad
que tienen
los mausoleos,
respetar
a los que aún
sacan
fuerzas
para volver
a empezar de cero.
Por muy pocos que sean,
en sus manos está el futuro.


No comments:

Post a Comment