Wednesday, December 14, 2016

LAS ELECCIONES EN LOS ESTADOS UNIDOS SON TEMA EDITORIAL PARA EL ESPIRITUANO

 ICLEP-EL ESPIRITUANO EDITORIAL: Contra todo pronóstico
Sancti Spiritus,14 de dic, 2016
Haciendo realidad el viejo adagio político de que las contiendas electorales se deciden en las urnas, el candidato republicano Donald Trump, bajo el sugerente lema de campaña “Hacer a EEUU grande otra vez” ha escalado tras una incuestionable y rotunda victoria la presidencia de los Estados Unidos. Contra todo pronóstico, y muy a pesar de los vaticinios, especulaciones y campaña de descrédito enfocadas desde los medios de comunicación por politólogos, ¨analistas¨ y los propios representantes de su propio partido político, el nuevo inquilino de la Casa Blanca logró sortear en una contienda cerrada la avalancha de ataques de sus innumerables contrincantes políticos y se ha convertido en el 45 presidente norteamericano, destruyendo todo argumento lógico y dejando a muchos sin respuestas, Trump asumirá el 20 de enero de 2017 la silla presidencial.
Si bien es cierto que la carrera y triunfo a contra reloj de Trump hacia la Casa Blanca fue algo que escapó a la inteligencia y sensatez de los analistas políticos, derrotando en buena lid a su opositora Hilary Clinton, también es muy real la creciente incertidumbre e inexplicable interrogante que muchos se hacen
¿Cómo fue posible esta victoria electoral del magnate norteño? No seamos superficiales en los análisis. La victoria electoral de Donald Trump era de esperar, se le dio más atención a la supuesta popularidad o no de los contendientes que a la realidad del país y el sentir de sus ciudadanos. El pueblo norteamericano esta volviendo al espíritu de los padres fundadores de la nación, al sacrosanto ideal de hacer volver al país a los días de gloria. Millones de estadounidenses que apoyaron al candidato electo, reconocen la necesidad del obligado y necesario cambio. La perdida de la fe y la confianza en las estructuras e instituciones del poder, las crisis e inseguridad que han generado las últimas administraciones, unidos al creciente déficit fiscal y la falta de garantías socioeconómicas han sido los factores determinantes de la victoria presidencial.
Para una gran parte de la población norteamericana el discurso político de campaña de la actual presidencia de Barack Obama no ha convencido a los sectores mayoritarios de sociedad. Las crecientes estadísticas de desempleo, salario medio y excesivos gastos sociales hablan por si sola y han creado un profundo rechazo. Aun es muy temprano para evaluar la gestión de gobierno del recién electo presidente, pero si es necesario reflexionar con seriedad, algunas de las propuestas de su programa político.
La creciente crítica y enjuiciamiento que los medios y sus portavoces han hecho sobre la posición de Trump hacia la migración de latinos, y otras nacionalidades, no se puede ver como una escalada agresiva de xenofobia contra estos emigrantes, como algunos pretender hacer ver .Estados Unidos siempre ha abrigado en su seno a todo aquel individuo, que desea emigrar a su territorio con la finalidad de trabajar y prosperar, como fue el caso de los miles de cubanos que arribaron a ese país des-pués de 1959, quienes se establecieron y fundaron la emblemática ciudad de Miami con su esfuerzo y trabajo personal. Sin pretender ser imparcial en el análisis también es cierto y del conocimiento de muchos, que los procesos migratorios han traído a esta nación un creciente aumento de la delincuencia, que ha marcado a su sociedad con un incremento de los niveles de violencia e inseguridad social. No es indigno o injusto pretender defender la seguridad de los hombres naturales.
El discurso de Donald Trump, tras su victoria en las urnas es bien claro, y demuestra la certera visión del mandatario. Sus continuas pronunciaciones ratificando el propósito de convertir a los Estados Unidos en una nación fuerte, con el concurso, unidad y en beneficio primeramente de sus ciudadanos, en primer lugar, debe de ser una lección para todas las naciones y debe ser el punto número uno en la agenda política de cualquier gobernante. No juzguemos apresuradamente de nacionalista o chovinista el programa de gobierno del electo presidente, más bien aplaudamos la intención política de brindar a sus ciudadanos una nación próspera y segura para el disfrute de sus hijos. No busquemos más respuestas, hay una sola, el pueblo americano decidió el retorno a la seguridad y el bienestar, tienen el derecho y eligió a su nuevo mandatario en un ejercicio real y transparente de una democracia. Respetemos su elección.

No comments:

Post a Comment