Tuesday, December 6, 2016

CUENTO DESDE LA CRIPTA: EL HUEVO DEL DINOSAURIO



Angélica Mora
Apuntes de una Periodista
Nueva York
El Dictador II se paseaba incesantemente por la roja alfombra, que ya estaba gastada en forma de círculos. Su hermano había muerto y él no pensaba decir cómo había ocurrido el hecho. 
"Qué especulen -masculló a su sombra- total lo han hecho todos estos años, desde el 2006 en que Fifo cayó enfermo".
Lo que pasaba era que, el muñeco de cartón ya estaba gastado de tanto exhibirlo con los visitantes tipo VIP que llegaban a la Isla y suplicaban tomarse "la foto" con el Máximo Líder. 
Desde el Papa Pancho para abajo, pasando por Michelle Bachelet, Cristina Fernández, el Presidente de Francia, François Hollande y decenas de otros "Very  Important Person", se habían fotografiado y luego se habían hecho fotoshop con lo que resultaba. 
Eran aquellos que daban su alma por tener una imagen de "Ya tú sabes" para colocarla en sus despachos y vanagloriarse de haber sido recibidos en Punto Cero por el Carnicero de Birán. No importaba si el muñeco era más falso que fulas de tres dólares.
 Lo único malo fue que no hubo tiempo de preparar el muñeco para la visita con el primer ministro canadiense, Justin Trudeau. 
La última exhibición fue con el presidente vietnamita Tran Dai Quang. Sin embargo, a partir de ahí, el maniquí no dio para más y se hizo trizas antes de mostrarlo a Justín.
Se había hecho todo lo posible, ya que Justín era el hijo del viejo aliado Pierre Elliott Trudeau, quien gobernó Canadá entre 1968 y 1979 y visitó la isla en 1976, pero esta vez no hubo caso en la recomposición del viejo muñeco.
En utilería le dijeron a El Jefe que el maniquí no daba para más y no estaba presentable para "más nunca".
"Entonces hay que decir que se murió", resolvió el Dictador II, e hizo el anuncio el viernes 25 de noviembre, en la edición de las noticias de la noche, para que fuera más macabro, porque esa era la hora en que vuelan los vampiros.
Luego del anuncio, ordenó que prepararan a "full time" (le gustaba practicar el inglés) el lugar donde reposarían para siempre. ¡oh, para siempre!, las cenizas de su hermano.
"Busquen una roca, la más fea que encuentren. en forma de huevo y abran un hueco, como microwave. para que se siga cocinando".
La animosidad de los hermanos siempre había existido. Desde pequeños rivalizaban y "Ya Tú sabes" siempre ganaba las peleas y discusiones. 
Pero, cuando el Dictador I enfermó, no le quedó otra cosa que pasarle el cetro y la corona a regañadientes al Número II, su hermano, inferior en todo sentido hasta en el porte... pero fue lo único que tenía a mano y "la necesidad tiene cara de hereje", decía mi abuelita .
"Que envíen las cenizas de todos los dobles en un convoy y que lo hagan atravesar toda Cuba", ordenó  Mini-ya tú sabes.
"Y muy importante -agregó- no quiero por ningún motivo  que se muestre mucho a Dalia como la sufrida viuda y menos aún a su partida de hijos, que ahora los que mandamos somos nosotros".
Acto seguido se preparó con tragos, a los nueve días de candela, que iban a desembocar en la escena cumbre de él, parado frente al microwave, despidiendo todo desolado al hermano.
Pero, eso que llaman Destino, quiso otra cosa:
Lo que no previó el Dictador II fue que el jeep ruso, que se suponía llevaba los restos de "Ya Tú sabes", se descompusiera, justo al doblar la curva en Santiago de Cuba. El Percance ocurrió justo delante del pueblo, que hizo esfuerzos para no morirse de risa, total no podían hacerlo, bajo prohibición expresa y al que solamente sonriera... "Duro con él Fidel"... y tirado en los calabozos para hacerle compañía a El Sexto.  
Y, ¿el huevo de Dinosaurio? Muy bien, gracias, con "Ya tú sabes", tostándose de Aquí a la Eternidad, ahora en su nueva Cripta.

No comments:

Post a Comment