(Reuters)
(Reuters)
Venezuela profundiza su crisis. Sumado al golpe que significó la decisión de Nicolás Maduro de sacar de circulación el billete de 100 bolívares, una ola de hechos violentos se sucedieron las últimas horas. Por ese motivo, el régimen chavista detuvo a unas 300 personas.
Desde el viernes, cuando casi la mitad de los billetes venezolanos quedaron sin valor, miles de personas salieron a las calles en varias ciudades del país en protesta por no poder usar su dinero y tampoco canjearlas por billetes nuevos, que aún no logran llegar al país.
La madrugada del domingo persistían focos de violencia y saqueos a comercios al sur del país petrolero, por un caos que hasta el sábado dejó heridos y un fallecido, informó el Ministerio Público.

Maduro decretó la salida de circulación del billete de 100 bolívares (Reuters)
Maduro decretó la salida de circulación del billete de 100 bolívares (Reuters)
Maduro culpó en su programa de televisión semanal al gobierno de Estados Unidos y a partidos de oposición de participar en un ataque financiero que supuestamente buscaba extraer los billetes del país para irritar a la población.
"(Querían) crear caos, violencia, división. La venganza de (Barack) Obama la llamo yo", señaló el presidente chavista.
"Hemos detenido más de 300 participantes de estos grupos violentos armados. Están tras las rejas. Y no vengan ahora a decir que son presos políticos y perseguidos políticos", agregó.
El mandatario indicó que entre los detenidos, habría activistas de los partidos Voluntad Popular y Primero Justicia.

Un grupo de personas protesta en el centro y las inmediaciones del Banco Centra de Venezuela
Un grupo de personas protesta en el centro y las inmediaciones del Banco Centra de Venezuela
El gobernador del estado Bolívar, Francisco Rangel, ordenó este domingo detener las motocicletas y hasta "los carros que anden con mucha gente" para frenar los saqueos, una medida que precedió a la prohibición de circulación que mantuvo la noche del sábado en la capital de la entidad.
Maduro dijo que finalmente la medida se retrasará hasta el 2 de enero la eliminación del billete de 100 bolívares, un viraje que consideró necesario por ser víctima de lo definió como "un sabotaje internacional".
Maduro incluso responsabilizó a Obama por la demora en la llegada de los nuevos billetes de mayor denominación. Se estimaba que arribaran el domingo a Venezuela debido a que aviones de carga contratados para la tarea recibieron la orden de desviar la ruta.
Los venezolanos volvían a usar las piezas de 100 bolívares, tras quedar en suspenso la medida que los llevó a hacer largas colas frente a los bancos en los únicos tres días disponibles para el canje de billetes, en un país donde 40 por ciento de la población no tiene cuenta bancaria.
Ya desde hace meses a la población se le ha ido complicando el manejo de efectivo en un país que no imprime billetes de mayor denominación desde 2007, pese a registrar desde hace dos años una inflación de tres dígitos.
Se necesitaban unos 271 billetes de 100 bolívares, los de mayor denominación, para el pago del sueldo mínimo, cuando en Perú y Colombia usan entre cinco y siete.
Las fronteras con Brasil y Colombia estarán cerradas hasta enero, pues Maduro culpa del repunte del precio del dólar paralelo a mafias cambiarias que operan con bolívares en efectivo en ciudades limítrofes más cerca de Venezuela.
Con información de Reuters
infobae