Monday, November 28, 2016

SIGUE LA FIESTA


Indetenible la fiesta de los exiliados cubanos en Miami


Habitantes de Miami celebran la muerte de Fidel Castro el 26 de noviembre de 2016. (AFP)

Ni la lluvia, ni el cansancio ni la monotonía: nada le quitaba energía a los cubanos que celebraban ininterrumpidamente desde la noche del viernes la muerte de Fidel Castro en la Pequeña Habana de Miami, según reportes de la AFP.
Cantando y bailando, medio millar de cubanos celebraban todavía el sábado de noche frente al emblemático Café Versailles de la calle 8, que durante décadas ha sido el lugar de encuentro de la comunidad cubana en el exilio, aunque raramente para festejar.
"No me canso de celebrar porque parece mentira, nunca pensé que este momento iba a llegar", comentó Delsy, que no quiso dar su apellido.
El alcalde de Miami, Tomás Regalado, visitó la manifestación durante la tarde del sábado, cuando justificó que sus compatriotas mostraran tanta alegría por un fallecimiento.
"Los cubanos tenemos el derecho de celebrar este día", comentó a periodistas. "Que no se critique a los cubanos por celebrar y entiendan lo que esto significa".
Una pareja cantaba Guantanamera con micrófono y amplificador, otros cantaban a ritmo de cacerolas "La vida es un carnaval" y un corro coreaba "¡Fidel, tirano, llévate a tu hermano!".
Fidel Castro murió la noche del viernes en La Habana a los 90 años, anunció su hermano Raúl.
Pero la continuidad del general en el poder no desanima a los acérrimos anticastristas que emigraron de la Isla.
"No creo que va a cambiar mucho, pero es una luz a la salida del túnel, es algo", dijo Leticia Gallo, una terapeuta de 44 años que llegó a Miami hace siete con un hijo pequeño.
Quince cuadras más al este, la discoteca de salsa Ball & Chain, un clásico entre los locales y parada obligada de turistas, ofrecía descuentos y promocionaba un nuevo coctel: "Adiós Fidel".
El lugar estaba atiborrado. La calle, llena de bares y restaurantes cubanos, lucía llena de vida a altas horas de la noche, "mucho más de lo normal", según la mesera de un restaurante.
En una esquina, el Parque Dominó donde todas las tardes juegan los jubilados cubanos estaba cerrado, pero algunos de ellos conversaban en sus puertas, al sereno.
"Ahora tenemos una esperanza los cubanos, que ya sin Fidel se va a caer su comunismo y si Dios permite podremos regresar a nuestro país libre", comentó Vicente Abrez, de 65 años.
También en la noche del sábado, en la Ermita de la Caridad del Cobre, se celebró una misa inusualmente concurrida y oficiada por el propio arzobispo de Miami, Thomas Wenski.
"Fidel Castro se murió. Ahora le toca a él el juicio de Dios que es misericordioso y también justo", dijo el prelado en un comunicado. "Que Santa María de la Caridad escuche al pueblo y adelante para Cuba la hora de la reconciliación".
Según el Centro de Investigación Pew, hay dos millones de cubanos en Estados Unidos, 68% de ellos en Florida.

No comments:

Post a Comment