Parizek, sargento local, informó los hechos en una conferencia de prensa (AP)
Parizek, sargento local, informó los hechos en una conferencia de prensa (AP)
Dos agentes murieron baleados en ataques de emboscadas cuando estaban sentados en sus vehículos, informó el miércoles la Policía en la ciudad de Des Moines, en Iowa. Un residente local de 46 años es el principal sospechoso y fue arrestado tras horas de búsqueda.
Los policías fueron abatidos cuando estaban sentados en sus vehículos y no había ningún incidente en curso. Según las primeras investigaciones, "no hubo interacción entre los oficiales y el autor del crimen".
"Hay alguien ahí fuera disparando a agentes de policía. Esperamos encontrarlo antes de que alguien más salga herido", expresó temprano el sargento de la localidad Paul Parizek, que tuvo que detenerse brevemente durante su alocución al verse superado por las pérdidas.
La autoridades identificaron a Scott Michael Greene, de 46 años, como el principal sospechoso de los crímenes. Residente de Urbandelae, Green habría sido visto conduciendo un coche Ford F-150 azul y fue arrestado una hora después de la difusión de su imagen.

Scott Greene (AP)
Scott Greene (AP)
La primera víctima, un policía de la zona de Urbandale, fue baleado en torno a la 1:06 de la madrugada, cuando acudió a un llamado por un tiroteo, pero todavía se encontraba al interior del patrullero. Unos 20 minutos más tarde se encontró baleado a un policía de Des Moines a unos tres kilómetros de distancia.
Los agentes de policía de Urbandale están equipados con cámaras corporales, pero no están encendidas en todo momento y no está claro que haya un video del suceso, indicó el sargento de Urbandale Chad Underwood.
Urbandale es un suburbio de unos 40.000 habitantes en la zona metropolitana de Des Moines con unos 50 policías.
Con información de AP