Después de la campaña más agresiva de la que el país tenga memoria, millones de estadounidenses elegirán este martes al 45° presidente de su historia.
La ex primera dama y ex secretaria de Estado, la demócrata Hillary Clinton (69 años), llega con una leve ventaja, según la mayoría de las encuestas. Enfrente, el magnate Donald Trump (70 años) fue la sorpresa desde que decidió el año pasado lanzarse a la arena política, se alzó con la primaria republicana contra todos los pronósticos y llegó competitivo hasta el final de la carrera, a pesar de los innumerables tropezones de su campaña. La elección está abierta y se puede terminar inclinando para cualquiera de ambos lados.
Clinton promete continuar y mejorar las políticas de Barack Obama. Trump promete hacer todo distinto a como lo viene haciendo el establishment político, aunque no haya quedado demasiado claro qué hará y cómo.
Más que una disputa de propuestas fue una campaña plagada de fuerte fuego cruzado y acusaciones de todo tipo entre dos candidatos con inéditos índices de impopularidad. Para Clinton, sus años de experiencia política son su gran activo y su mayor mochila al mismo tiempo. Debió convivir con la investigación del FBI sobre el uso de su cuenta de correo electrónico privada para asuntos oficiales mientras fue secretaria de Estado y las sospechas sobre los privilegios que habría otorgado a los donantes de la Fundación Clinton. Sobre Trump, un outsider que rompe con los cánones usuales de corrección política del establishment estadounidense, pesan señalamientos de todo tipo que se ha sabido ganar a lo largo del tiempo y ratificar durante la campaña: intolerancia, misoginia, xenofobia y evasión impositiva son algunos de ellos. Aún así, ha sabido seducir a una amplia porción del electorado defraudada con la clase política de Washington.


Cara a cara, dos propuestas muy diferentes: Donald Trump y Hillary Clinton (AFP)
Cara a cara, dos propuestas muy diferentes: Donald Trump y Hillary Clinton (AFP)
El número de ciudadanos estadounidenses legalmente habilitados para votar es de 231.556.622. Pero el sufragio no es obligatorio. Se han registrado para votar algo más de 200 millones, pero muchos de ellos tampoco lo terminarán haciendo. El récord fueron los poco más de 130 millones personas que lo hicieron en 2008, cuando triunfó Barack Obama. Este año, se estableció un récord de algo más de 45 millones entre los votantes anticipados que enviaron sus votos por correo. Habrá que ver si esa tendencia a una mayor participación se consolida este martes. Tanto Clinton como Trump se han dedicado en los últimos días a motivar a sus simpatizantes a participar para tratar de volcar la elección a su favor en la decena de estados que serán decisivos.
La contienda tiene otros cuatro participantes, con candidaturas testimoniales que no llegarán a pelear por la Casa Blanca, pero pueden restarles votos decisivos a los dos grandes contrincantes. Ellos son: Gary Johnson (Libertario), Jill Stein (Partido Verde), Darrel Castle (Partido de la Constitución) y Evan McMulli (Independiente).
Además de elegir al presidente que sucederá a Barack Obama, los estadounidenses también votarán el total de los 435 miembros de la Cámara de Representantes, un tercio de los cien senadores federales, y seleccionarán a los gobernadores de 12 estados. En muchos estados también se votarán magistrados y distintas reformas legislativas.


El Congreso estadounidense también se renovará (Getty Images)
El Congreso estadounidense también se renovará (Getty Images)
El Colegio electoral
Los estadounidenses no eligen directamente mediante su voto al presidente y vicepresidente, sino que relegan esa responsabilidad en el Colegio Electoral, compuesto por 538 compromisarios o electores que, en su nombre, votarán en los 50 estados del país y en el Distrito de Columbia (sede de la capital).
El objetivo de Clinton y Trump es hacerse con una mayoría de 270 votos para proclamarse ganadores.
El número de electores de cada estado es igual al número de sus senadores más el número de sus representantes en la Cámara Baja, de forma que tienen más peso aquellos estados con mayor población como California (55 votos electorales), Texas (38), Florida y Nueva York (29), Pennsylvania, Illinois (20) y Ohio (18).
Estados azules y rojos
Los demócratas suelen dominar en el noroeste y la costa oeste de los Estados Unidos, en los llamados estados "azules", que es el color del Partido Demócrata. Mientras tanto, los republicanos prevalecen en los estados "rojos" (su color) en el sur y el medio oeste del país.
Los estados morados, los oscilantes
La clave se encuentra en los estados "morados", también conocidos como "oscilantes", en donde los candidatos han concentrado sus esfuerzos, su tiempo y su dinero para tratar de inclinar la balanza a su favor y hacerse con la mayoría de 270 votos del Colegio Electoral.
La batalla se encuentra especialmente ajustada en los tradicionales estados púrpuras de Florida y Ohio, pero también en nuevos estados que han surgido como decisivos en estos comicios y entre los que destacan Nevada, Pennsylvania y Carolina del Norte.


Goteo de resultados
El estado de Vermont es uno de los más madrugadores y abrirá las puertas de sus centros de votación a las cinco de la mañana hora local (10:00 GMT). Otros estados como Connecticut, Nueva Jersey, Nueva York y Virginia comenzarán la votación una hora más tarde.
El recuento de votos comenzará a las 19:00 hora local (00:00 GMT del miércoles) con el cierre de los centros de votación en parte de la costa este, en concreto, en Georgia, Indiana, Kentucky, Carolina del Sur, Vermont y Virginia.
No obstante, el grueso de los resultados saldrá alrededor de las 20 o 21 hora local (01:00 GMT y 02:00 GMT del miércoles), cuando cierran las urnas en 30 estados y el Distrito de Columbia.
Los estados de la costa oeste, entre los que se encuentra el premio gordo de California (55 votos electorales), cerrarán sus colegios electorales a las 11, hora del este de los EEUU (04:00 GMT del miércoles). El último será Alaska, donde algunos colegios electorales permanecerán abiertos hasta la 1, hora del este (06:00 GMT del miércoles).
El Senado
Más allá de la presidencia, el martes está en juego el control del Senado, que los demócratas quieren arrebatar a los republicanos tras haberlo perdido en las elecciones legislativas de 2014.
Para recuperarlo, los demócratas necesitan ganar al menos cinco escaños o cuatro, en caso de que Clinton se haga con la Casa Blanca y el aspirante demócrata a la vicepresidencia, Tim Kaine, pueda servir como pieza del desempate, ya que se convertiría automáticamente en el presidente del Senado.


Uno de los dos celebrará y el otro deberá reconocer la derrota: ambos lo harán en Nueva York (AP)
Uno de los dos celebrará y el otro deberá reconocer la derrota: ambos lo harán en Nueva York (AP)
Nueva York
Trump y Clinton coincidirán la noche del martes en Nueva York, la "ciudad que nunca duerme" y en donde los dos candidatos celebrarán la victoria o tratarán de mitigar el impacto de la derrota.
Además, Clinton votará en Chappaqua, en el estado de Nueva York y donde la ex secretaria de Estado está registrada como votante. Por su parte, Trump acudirá a las urnas en la misma ciudad de Nueva York.
Los candidatos a la vicepresidencia de los EEUU, Mike Pence y Tim Kaine, votarán en sus respectivos estados de Indiana y Virginia para luego unirse a sus campañas en la ciudad de Nueva York.
Conceder la victoria
En toda carrera electoral hay un ganador y un perdedor, pero eso podría cambiar con Trump. El millonario ha denunciado que el sistema electoral está "amañado" a favor de Clinton y se ha resistido a comprometerse a aceptar un resultado desfavorable, algo sin precedentes en la historia reciente de los Estados Unidos.
Queda por ver si, en caso de perder, Trump dará el tradicional discurso de aceptación de la derrota.
(Con información de la agencia EFE)
infobae