Monday, November 7, 2016

CINEASTA CREMATA SE QUEDA EN USA


El cineasta Juan Carlos Cremata confirma que se queda en EEUU

El director de cine sufría una severa censura en Cuba

jiuan Carlos Cremata (Foto: Alejandro Ernesto/El Mundo - España)
jiuan Carlos Cremata (Foto: Alejandro Ernesto/El Mundo – España)
Miami, 7 de nov, 2016
El director de cine Juan Carlos Cremata ha decidido quedarse en Miami producto de la censura a que es sometido en Cuba, informa el Nuevo Herald.
Cremata, quien ha visitado EE.UU. varias veces, optó por quedarse ahora, “cuando sentí que en Cuba ya no me iban a permitir siquiera ‘disparar un chícharo’”. A sus 54 años, ha dirigido filmes como Contigo pan y cebolla, El premio flaco, Chamaco, entre otros.
El cineasta confesó que si no se había quedado en sus viajes anteriores fue porque su hija “a la que extraño con toda mi alma…”, vive en La Habana.
Juan Carlos Cremata había viajado esta vez a EE.UU. invitado por el PEN Club de Nueva York para participar en el World Voices Festival.
Evitó hacer pública su decisión de quedarse en EE.UU. hasta que la noticia se filtró. Tras esto, cuenta que el salario que recibía por parte del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC) fue suspendido inmediatamente.
Cremata, reconocido por hacer un cine irreverente, fue noticia cuando en julio de 2015 su obra El rey se muere provocó la ira de los funcionarios de Cultura, debido a supuestas alusiones a Fidel Castro.
El también dramaturgo tuvo que disolver su grupo El Ingenio, y le prohibieron hacer cine y teatro en Cuba. De igual forma le cancelaron su cuenta de Internet con el ICAIC.
“Algunos funcionarios presionaron a los pocos amigos que me ayudaban para que no lo hicieran. Sin pronunciar una palabra, estaba claro de que no me dejarían hacer nada más”, describió Cremata, a quien se le confinó a un “perfil bajo, que es como la muerte en vida”.
“Aunque ya había consolidado una presencia en el cine y en las tablas cubanas, de repente toda esa trayectoria me fue cercenada de manera absurda, retrógrada, medieval y hasta arcaica. Me condenaron a ‘no ser’”, expresó el director. “Y si la consigna revolucionaria es únicamente ‘patria o muerte’, lo más lógico y razonable es buscar ‘la vida’ en otro lado, aunque haya que partir de cero”.
Cremata se ha considerado siempre partidario del cambio, “pero si lo que nos rodea se resiste a hacerlo, creo que para ser consecuente, hay que empezar a cambiar por uno mismo”.
“Pude haberme quedado antes. Sin embargo, sentía que debía y podía hacer todo lo posible por abrir en nuestro país nuevos caminos a la tolerancia, al respeto mutuo, a la comprensión del otro, a la libertad de expresión. Pero, si se te cierran las puertas, tienes que saltar por una ventana”, apuntó Cremata.
Ignora igualmente si sus películas se siguen exhibiendo en la isla, pero asegura que evitan nombrarlo a nivel oficial.

No comments:

Post a Comment