Wednesday, October 19, 2016

NERVIOSISMO CASTRISTA ANTE MEDIDAS DE OBAMA



Nerviosismo castrista ante medidas de Obama

Si se termina el “bloqueo” los gobernantes cubanos lo tendrían muy difícil para evitar una movilización popular en su contra

josefina
 

La habana, 19 de octubre, 2016
Después de la liberación de los “cinco héroes” que cumplían prisión en cárceles norteamericanas, y del restablecimiento de relaciones diplomáticas con el vecino norteño, a las autoridades cubanas solo les resta el embargo económico y financiero —ellas les llaman bloqueo— para mantener vivo el diferendo con Washington. Un diferendo que oficia como una de las últimas armas con que cuenta el desgastado arsenal del castrismo.
Por tal motivo no es difícil imaginar que, en el fondo, los gobernantes de la isla sean presa del nerviosismo cada vez que la Casa Blanca emite alguna directiva que flexibilice el referido embargo. De inmediato se apresuran a utilizar todos los medios a su alcance para tratar de convencer a la opinión pública de que el bloqueo permanece intacto.
Eso es lo que sucede por estos días a raíz de la Directiva del presidente Obama y las enmiendas de los Departamentos del Tesoro y Comercio de Estados Unidos.
Primero apareció la señora Josefina Vidal, que atiende las relaciones con Estados Unidos en la cancillería cubana. Ella reconoció como positivas algunas de las medidas contenidas en las enmiendas, pero aseveró que el bloqueo seguía igualito. Y a renglón seguido le tocó el turno a la prensa oficialista.
Un breve vistazo a lo que publican estos medios nos permite apreciar contradicciones y olvidos históricos.
El diario Juventud Rebelde, en su edición del 16 de octubre, publica el trabajo “Convivencia civilizada sin olvidar la historia”. Después se señalar que las referidas enmiendas aún no permiten las exportaciones de empresas estatales cubanas a Estados Unidos —excepto el sector farmacéutico— ni las inversiones masivas del vecino norteño en Cuba,  la articulista se pregunta: ¿Dónde queda el principio del libre comercio, el de ida y vuelta?
Resulta contraproducente que un discurso oficial que enarbola la anacrónica estrategia de “sustitución de importaciones” para oponerla al libre comercio, al que considera un baluarte de la globalización neoliberal, reclame ahora el libre comercio como una prueba de que Washington haya eliminado el embargo.
La articulista, por supuesto, no menciona las ventas de alimentos estadounidenses a Cuba, y que han mitigado el desabastecimiento que padecen los comercios de la isla ante la insuficiente producción nacional.
Según datos de la Oficina Nacional de Estadísticas de Cuba, durante el sexenio 2009-2014 Estados Unidos clasificó como el cuarto suministrador de bienes y mercaderías a la isla, solo superado por Venezuela, China y España, y por delante de Brasil, Canadá, México e Italia, tradicionales amigos comerciales de Cuba. ¡Curiosa manera esa de “bloquear” a un país!
Por otra parte, el semanario Trabajadores, en el artículo “Mucho ruido y pocas nueces”, al comentar la Directiva de Obama apunta que “El documento enfatiza el respaldo priorizado de Estados Unidos al desarrollo del sector privado, lo que está en consonancia con el discurso de Obama en su visita a Cuba, por considerarlo un posible agente de cambio, embrión del capitalismo que nos quieren imponer”.
Después de todo tiene lógica que Obama desee estimular el sector privado en Cuba, pues, entre otras cosas,  no fueron nuestros cuentapropistas los culpables de la confiscación que sufrieron las empresas norteamericanas en la isla, y que hasta el día de hoy no han recibido indemnización.
Sería conveniente que los gobernantes cubanos repasaran el cancionero popular de la isla y se toparan con el estribillo de aquel hit que popularizara la orquesta Aragón en los años 50 de la pasada centuria: Toma chocolate y paga lo que debes.
Porque al castrismo le gusta disfrutar de lo primero, pero no acostumbra cumplir con lo segundo.

No comments:

Post a Comment