Friday, October 14, 2016

¿DESAPARECIÓ COMPLETAMENTE LA AVIONETA DE CAMILO CIENFUEGOS?


La hélice de la avioneta de Camilo Cienfuegos, está en un museo de Cuba ¿misteriosa memorabilia o estafa?

El Museo Nacional Camilo Cienfuegos, en Yaguajay, exhibe la presunta pieza

Hélice que exhibe el Museo Nacional Camilo Cienfuegos, en Yaguajay (radiosanctispiritus.cu)
Hélice que exhibe el Museo Nacional Camilo Cienfuegos, en Yaguajay (radiosanctispiritus.cu)
Miami, 14 de octubre, 2016
El héroe del sombrero alón falleció el 28 de octubre de 1959 en un accidente aéreo del que nunca aparecieron restos. Es por eso que ese día, ya sea por tradición, o quizás como sincera demostración de tributo, los cubanos lanzan flores al mar, ríos, embalses, charcas y lagunas que existen por toda la isla; pero el Museo Nacional Camilo Cienfuegos, erigido en el espirituano poblado de Yaguajay, muestra entre su colección una pieza que agrega desconfianza y reparo a la polémica muerte de tan enigmático líder: la presunta hélice del avión que nunca se pudo encontrar.
De niño siempre escuché que Camilo era un hombre querido y muy popular; por ello, cuando se perdió en el mar, toda Cuba se movilizó en su búsqueda pero nada, ni rastro alguno de él, ni del avión.
Al Señor de la Vanguardia, hombre humilde, sastre de oficio, y uno de los 81 hombres con que Fidel Castro desembarcó del yate Granma en diciembre de 1956, se le recuerda además como el pilar más carismático de la revolución cubana. Las circunstancias de su muerte continúan generando controversia debido a los, todavía hoy, no aclarados misterios que la rodean.
La hélice de este avión que – según dicen y yo repito por falta de pruebas – nunca se pudo encontrar, se exhibe en la plazoleta del museo de Yaguajay. Particularidad que sin dudas destroza la historia de los acontecimientos tal y como nos contaron por años.
Si el avión bimotor Cessna 310 FAR-53, en el que volaban Camilo y el piloto Luciano Fariñas, se perdió mientras retornaba de Camagüey hacia La Habana, a causa de un potente mal tiempo provocado por una tormenta que avanzaba desde el sur, ¿cómo – según se muestra en esta foto – a la entrada del museo hay una hélice doblada y una placa que indica, se puede leer perfectamente, “Restos de la avioneta”?
No me gusta especular, los museos deben ser confiables, son como un templo de culto donde se colectan, conservan y exponen historias (o parte de ellas) que luego han de ser cultivadas en el visitante curioso. Pero salta el segundo detalle, la hélice expuesta en el museo de Yaguajay, pertenece a un motor radial que no corresponde con las aspas del Cessna 310.
Y por si fuera poco, el enigma se complica cuando al visitar el “Complejo Histórico Comandante Camilo Cienfuegos”, los guías, cual soldados entrenados, repiten, al mejor estilo cacatúa, lo que dice ECURED, el proyecto de enciclopedia en red del gobierno cubano: son restos de la avioneta enviada por el Che.
Entonces, es justo preguntar ¿quién nos dice mentiras? O lo que es mejor, ¿por qué nos ocultan la verdad?
 Martí Noticias)

No comments:

Post a Comment