Saturday, October 8, 2016

ASÍ VIVEN LOS PACIENTES PSIQUIÁTRICOS EN VENEZUELA



Omar Mendoza, esquizofrénico, sufre de desnutrición. Pesa 35 kilos
(M. KOHUT/ THE NEW YORK TIMES)
7 de octubre, 2016
'The New York Times' muestra en un reportaje la cruda realidad de El Pampero, un hospital psiquiátrico en Barquisimeto. El centro no ha contratado a ningún psiquiatra en dos años. Tiene agua corriente solo unas horas al día y la comida escasea, así como los medicamentos, por lo que el equipo de enfermería discute a diario a quienes debe medicar. La mayoría de los pacientes han sido abandonados por sus familias y dependen totalmente del Estado para sus necesidades básicas.

'The New York Times' exhibe la degradación de un hospital psiquiátrico público venezolano



Una paciente que aparece en el reportaje de 'The New York Times'. (THE NEW YORK TIMES)
El periódico estadounidense The New York Times ha publicado un reportaje fotográfico que muestra el deterioro de un hospital psiquiátrico público en el que no hay medicinas para los pacientes y escasea la comida.
Dos reporteros del periódico fueron invitados por los médicos y durante su estancia en Venezuela visitaron seis instalaciones psiquiátricas por todo el país. Según el medio, "todas informaron de falta de medicamentos, incluso de comida".
La serie fotográfica muestra escenas con pacientes del hospital El Pampero, gestionado por el Estado y "lleno de pacientes olvidados".
En este centro no sea contratado a ningún psiquiatra en dos años. Tiene agua corriente solo unas horas al día.
Uno de los protagonistas de la serie, Omar Mendoza, es un paciente que presenta desnutrición. Este verano perdió la mitad de su peso y está en 34 kilos.
Según los reporteros, en los patios, las mujeres que aun medicadas son funcionales, yacen en el suelo, alucinando, llorando, gritando, balanceándose adelante y atrás durante horas.
Los médicos y enfermeras están espantados con lo que sucede, atrapados entre el enfado y la desesperación.
El Pampero también sufre de escasez de personal básico, el que limpia y cuida. No hay jabón, champú, pasta de dientes o papel higiénico. Los pacientes se ayudan unos a otros en las zonas comunes y el patio, pero solo se lavan con agua.
Las enfermeras temen que los pacientes del sector masculino se vuelvan violentos ante la incapacidad de medicarlos.

No comments:

Post a Comment