Thursday, September 1, 2016

EL PROGRESO EN LA MASONERIA EXILIADA ¿CÓMO Y POR DÓNDE COMENZAR?

 Image result for fotos de la gran logia de cuba en miami  Image result for fotos de la gran logia de cuba en miami
Sede del Supremo Consejo del Grado 33 de Lengua Española para el Sur de los EE UU Edificio de la Gran Logia Unida de las Antillas
El trabajo anterior había sugerido crear las Comisiones de Estudios Doctrinales Masónicos y otra de Investigaciones Sociales, como paso previo a retomar los propósitos que originaron el nacimiento del movimiento masónico cubano en el exilio.
Al respecto, considero que para lograr el renacimiento y avance de la Masonería Exiliada, resulta esencial reencuéntranos con las causas y consecuencias de su establecimiento en tierras de libertad. Examinemos:
1 ¿Estamos en este gran país por nuestro gusto o porque fuimos obligados a emigrar de nuestra patria por la opresión a que éramos sometidos por un régimen tiránico y criminal?
2 ¿Cuál fue el propósito asumido por los masones fundadores de la Masonería exiliada?
3 ¿Por qué aún mantenemos vigente el cordón umbilical que nos une a la Gran Logia de Cuba radicada en La Habana?
4 ¿Por qué no hemos estudiado e interpretado la jurisprudencia masónica acorde a nuestra realidad y a nuestras necesidades?
5 ¿Por qué aún nos sentimos culpable y nos auto flagelamos por creernos “”hijos ilegítimos” o “masones irregulares”?
6 ¿Por qué no hemos perfilado nuestra propia interpretación simbólico- litúrgica-doctrinal?
Muchas de las preguntas anteriores no pueden ser razonablemente respondidas, precisamente porque no existen justificaciones sensatas para ello.
La Masonería cubana radicada en el exilio, posee el potencial necesario para constituirse en un faro que proyecte su propia luz a la comunidad masónica internacional; sin embargo, ha preferido mantenerse encerrada en sí misma, dependiendo de algún que otro gesto hipócritamente compasivo de una demagógica solidaridad procedente de Carlos III[i], “apoyo” fundamentado más en el interés material que en la respaldo fraternal.
Cada una de estas Comisiones tendría un equipo de masones especializados en los temas de su incumbencia, pudiendo establecerse un plan de trabajo especifico para cada una de ellas.
1 Comisión de Estudios Doctrinales. Esta Comisión estaría compuesta de tres subcomisiones: a.    Liturgia, Simbolismo y Rituales. Se ocuparía del análisis de las liturgias actuales, elaborando propuestas para adecuar las mismas a las realidades y necesidades del ser humano en el mundo moderno, respetando su esencia doctrinal tradicional.
b.    Historia de la Masonería Exiliada. Investigar las causas que motivaron los hechos históricos que originaron el establecimiento de la Masonería en el Exilio; así como indagar y divulgar la biografía de los masones fundadores y de quienes la han mantenido vigente hasta nuestros días.
c.     Jurisprudencia. Estudio e investigación de las diferentes interpretaciones existentes sobre la Jurisprudencia Masónica Internacional, con la finalidad de adecuar y adoptar las reglas jurídicas necesarias para establecer la legitimidad de la Masonería en el exilio.
2 Comisión de Estudios Sociales. Cuyo propósito será: a.    Estudiar la problemática económico-social que incide en el desarrollo de la Masonería en la Comunidad.
b.    Identificar las causas y los orígenes de la pérdida de los valores morales tradicionales en la sociedad, y su incidencia en la composición humana de la Masonería.
c.     Identificar, definir y divulgar por todos los medios posibles los principios morales; así como las virtudes familiares y sociales que la Masonería enarbola y defiende.
d.    Investigar y recomendar las ONG u otras instituciones afines con las cuales la Masonería debe relacionarse e intercambiar opiniones y propósitos acordes a los principios y fines de la Institución.
e.    Apoyar la gestión de los líderes comunitarios que se identifiquen con los principios morales, sociales y espirituales que la Masonería defiende. Ello no implica partidismo ideológico sectario alguno,
Desde mi punto de vista, considero que para alcanzar las metas que la Masonería Universal se ha propuesto, que no son otras que las de trabajar por el mejoramiento humano, debemos:
  1. Retomar nuestro propósito original
  2. Interactuar con su entorno social.
  3. Expandirse al ámbito masónico internacional.
Estas son apenas unas ideas y consideraciones, las cuales pueden y deben resultar mejoradas y ampliadas, una vez que se forme un equipo de trabajo identificado con el objetivo común: conferir a la Masonería Exiliada su merecida identidad y restituir su esplendo fraternal y social.
[i] Sede de la Gran Logia de Cuba de La Habana.

No comments:

Post a Comment