Thursday, September 8, 2016

CAE EL MINISTRO DE HACIENDA EN MÉXICO POR POLÉMICA VISITA DE TRUMP A PEÑA NIETO




8 de septiembre de 2016


Luis Videgaray, uno de los hombres de confianza del Presidente, será sustituido en el cargo por José Antonio Meade, actual ministro de Desarrollo.

Aún no gana las elecciones presidenciales en Estados Unidos que le permitirían concretar algunas de sus amenazas a México, pero ya causa estragos al sur de la frontera. El polémico viaje del candidato republicano Donald Trump a Ciudad de México provocó la salida del ministro de Hacienda, Luis Videgaray, un destacado tecnócrata, que cometió el error político de gestionar la visita de uno de los personajes más irritantes para la ciudadanía.
Al anunciar la renuncia, el Presidente Enrique Peña Nieto no ofreció explicaciones sobre la partida de Videgaray, uno de sus más cercanos colaboradores y el arquitecto de algunas de las reformas económicas insignes del gobierno. Solo reconoció sus logros y afirmó que será sustituido por José Antonio Meade, actual ministro de Desarrollo y un funcionario que ha probado rendir en cualquier cargo que se le asigne, al punto de que ha sido llamado "el bombero del gabinete".
Videgaray ha sido, "sin lugar a dudas, un socio comprometido con los esfuerzos del gobierno en promover la transformación de México", dijo Peña Nieto. Su trabajo ha "fortalecido las finanzas públicas y el aumento de los ingresos fiscales en una forma sin precedentes, con menos dependencia de los ingresos procedentes del petróleo", agregó.
Pero la dimisión se produce una semana después de que Trump apareciera con Peña Nieto en su residencia oficial de Los Pinos, un encuentro que fue ampliamente visto como una vergüenza para el líder del país.
De acuerdo con The Washington Post, Videgaray habría servido como contacto con la campaña del empresario y habría abogado por la visita, pese a la oposición de otros ministros. Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación, y Claudia Ruiz Massieu, ministra de Relaciones Exteriores, intentaron que el Presidente cambiara de opinión y cancelara la cita, pero Peña Nieto mantuvo la decisión.
Algunas versiones señalan, incluso, que Videgaray recibió a Trump en el hangar presidencial el miércoles 31 de agosto y lo acompañó en el helicóptero a Los Pinos. El ministro, que estaba en el cargo desde 2012, vio el encuentro como un riesgo político que valía la pena tomar en caso de que Trump fuera elegido.
El 1 de septiembre, Videgaray defendió la invitación en la televisión. "Son millones de empleos, industrias completas y la vida de mucha gente que dependen de cuál sea la relación con el próximo gobierno de EE.UU.", dijo.
Pero la prensa no tuvo piedad. "Soberbia" o "torpeza" fueron algunos de los comentarios de los columnistas para describir una movida que terminó con un "trumpazo" a Peña Nieto.
Políticos, analistas y mexicanos en general le reprocharon al Mandatario que recibiera a un político estadounidense, que ha calificado a los inmigrantes mexicanos de "criminales y violadores" y ha prometido deportar a millones de indocumentados. La mayor indignación fue por el hecho de que no aprovechara la oportunidad para encarar a Trump por sus ofensas y lo dejara volver a repetir que construirá un muro en la frontera.
A la baja
La popularidad ya era un problema para el Jefe de Estado, cuya aprobación llegaba al 23%, y quien ha sido cuestionado por plagiar en su tesis y por corrupción. Según una encuesta de la firma Mitofsky, más de un 88% de los mexicanos expresaron su repudio a la visita de Trump.
A pesar de que el Presidente intentó calmar los ánimos con columnas, entrevistas y tuits sobre la cita con el republicano, la salida de uno de sus aliados mostró el enorme costo político de la visita de Trump. Videgaray trabajó con Peña Nieto cuando era gobernador y coordinó su campaña presidencial. También fue clave en las negociaciones que mantuvo el PRI con las cúpulas de la oposición, el PAN y el PRD para sacar adelante el Pacto por México, un inédito acuerdo que, aunque se deshizo, impulsó transformaciones en los sectores energético, fiscal, educacional y de telecomunicaciones. Su nombre incluso sonaba como candidato presidencial para 2018.
Las repercusiones pueden ser mayores, están saliendo personas "del gobierno que tenía el reconocimiento de estar haciendo bien su trabajo", dijo Laura del Alizal, profesora en la Universidad Autónoma Metropolitana de México. Sin embargo, para Del Alizal, Videgaray no tenía otra opción, debido a que "es enorme el enojo que provocó en la sociedad mexicana" el encuentro.
La salida del ministro, quien tiene un doctorado en economía en el Instituto Tecnológico de Massachusetts, coincide con el mal desempeño económico de México, cuyo PIB se contrajo 0,2% en el segundo trimestre. Videgaray hereda a Meade el problema del endeudamiento. En agosto, Standard & Poor's alertó sobre el tema. En poco más de una década, la deuda ha pasado del 28 al 45% del PIB.
Peña Nieto encargó a su nuevo titular de Hacienda "contener la deuda del sector público". "El gobierno federal se va a apretar el cinturón", dijo.
Una protesta para pedir la renuncia del Presidente Peña Nieto se realizará el 15 de septiembre en México, Día de la Independencia.


El Mercurio de Santiago de Chile

No comments:

Post a Comment