Ryan Lochte (AFP)
Ryan Lochte (AFP)
 
El nadador estadounidense Ryan Lochte dijo al canal de televisión Globo que está "arrepentido" de haber "exagerado" la farsa del supuesto asalto sufrido junto a tres compañeros durante los Juegos Olímpicos de Río 2016.
"Si no hubiera exagerado con la historia o la hubiese contado completa, esto no hubiera sucedido", declaró en una entrevista con el canal brasileño realizada en Nueva York.
Lochte admitió que la noche del supuesto asalto, que resultó un invento, "estaba ebrio" y regresaba de una fiesta junto a Gunnar Bentz, Jack Conger y James Feigen, todos del equipo olímpico de natación de Estados Unidos.
También reconoció que, como afirmó la policía de Río de Janeiro, al llegar en un taxi a un puesto de gasolina cuando regresaban a la Villa Olímpica, se dirigieron al baño, en el que él causó algunos destrozos en una actitud que no supo explicar.