Wednesday, March 14, 2012

EL OTRO CHILE

14/3/2012
Los partidos políticos de izquierda chilenos, -especialmente el Comunista con la presente influencia de los gobiernos de Venezuela y Cuba- están usando el natural descontento de los con menos recursos


La Chimba, zona pobre en Santiago
La Chimba, zona pobre en Santiago


Por Angélica Mora

 DIARIO DE AMERICA


Chile ha logrado en las últimas décadas un enorme avance económico. 
Con un fuerte desarrollo de sus mercados ha conseguido ubicarse entre los  treinta países más industrializados del mundo.

La nación andina posee una economía muy diversificada y competitiva,  en el que sobresalen empresas  con inversiones en gran cantidad de países de la región, sustentada con uno de los sistemas bancarios más estables y desarrollados de América.

Su principal sector económico es la minería, principalmente el cobre, del cual es el mayor productor del mundo. A este rubro se han agregado las frutas y otros productos de la tierra.

En su constitución social Chile ha estado siempre dividido en tres categorías sociales.
Sin embargo, en esta última visita a mi Patria he podido comprobar, hoy más que nunca, la enorme brecha entre ricos y pobres, con una vasta clase media que lucha por ganar cada vez más espacio, en el mundo de las comodidades que ofrecen las naciones democráticas.

La distancia entre los chilenos que tienen mucho y los que poseen apenas para sobrevivir es muy profunda y según los sociólogos, existe el peligro que sea el detonante de una explosión social.

Los gobiernos que han regido el país, con Pinochet y la concertación incluidos, la han dado a la nación un enorme empuje económico, pero han descuidado la parte social. 

Los partidos políticos de izquierda chilenos, -especialmente el Comunista con la presente influencia de los gobiernos de Venezuela y Cuba- están usando el natural descontento de los con menos recursos para exacerbar la brecha entre las clases y producir el caos.

El chileno es de por sí trabajador  y trata de elevar su nivel de vida dentro de los parámetros democráticos. Sin embargo, a simple vista se puede observar el enorme desnivel  existente entre las clases sociales. El mejor ejemplo es mirar la opulencia de la ciudad de Viña del Mar contrastada con la pobreza de los barrios de Valparaíso.

Mientras este desnivel exista, habrá siempre en Chile el acumulado  peligro de un potencial estallido 
social y la consecuente caída del país en un régimen comunista.

No comments:

Post a Comment