Tuesday, November 29, 2011

ÚLTIMO INFORME MÉDICO EXTRAOFICIAL SOBRE CHÁVEZ

chavez_reza_peq_reuters

EL CÁNCER DE CHÁVEZ

Por Dr Rafael Orihuela, ex Ministro de Sanidad.

La dificultad en hacer una discusión pública de este asunto es que todo es especulativo y de olfato clínico porque no hay parte médico ni biopsias de pieza quirúrgica ni esquema de tratamiento quimioterápico.
La información inicial que manejo es de fuente médica cercana al paciente por vias colaterales (amigos). El dx. como he comentado es LEIOMIOSARCOMA DE VEJIGA con extensión local a próstata y recto.Estos tumores son muy malignos y rebeldes de tratar tanto por quimio como radioterapia. La expansión local en la pelvis es por diseminación e infiltración por contiguidad, hasta que ha tocado todo el piso de la pelvis (Grupo de músculos y órganos que estan allí. Esto suele ocurrir en 6 a 18 meses y cada invasión o toque de órgano por extensión, requiere de nueva cirugía y limpieza hasta que termina por instalarse lo que se conoce como “Pelvis congelada”.
Durante la cirugía inicial, como ocurrió en este caso (Si es verdad lo dicho por Chávez) de que hubo una segunda operación para termina de limpiar, esto significa que los cirujanos no iban preparados para una operación de cáncer avanzado porque pensaban solo en un absceso de víscera hueca, probablemente plastrón apendícular. TBC, micósis sistémica o tumor abscedado del ciego. Lo cierto es que ese tipo de cirugía intespestiva genera grave riesgo de diseminación del tumor por vía sanguínea o linfática y el gran órgano recolector de esta manipulación es el hígado, donde deberían aparecer las primeras metástasis que si son únicas o pocas, se tratan hoy día con procedimientos de termo destrucción (Calor puntual) orientado por tomografia computada. De ser así la sobrevida mayor descrita es de 3 años (1 solo suceso, una mujer de nacionalidad italiana de 76 años de edad). Este no parece el caso.
Las otras vías de circulación en la diseminación hematógena (por la sangre) son pulmón, cerebro y a distancia los huesos (cualquier hueso) porque no se trata de extensión local sino “siembra de tumor a distancia). Aún no parece ser el caso.
La prostatéctomia que aparentemente ocurrió fue porque la glándula estaba tomada por el leiomiosarcoma lo que obligaba a una operación radical para extraerla junto a las vesículas seminales y anexos y por supuesto también era mandatoria la cistectomía (extracción de la vejiga). En este punto las cosas no estan claras, a menos que hubiese intervenido en la segunda cirugía un alto especialista capaz de hacer la cistectomía y fabricar una “Vejiga” con intestino e implantación de uréteres con sus respectivas válvulas en un solo tiempo para evitar así el drenaje por gravedad de la orina a la ampolla rectal, solo anastomosando los uréteres allí en un primer tiempo y meses después hacer la reconstrucción de vejiga y recolocación de uréteres. Esto cuesta saberlo pero al menos que el Presidente disimule muy bien con pañales desechables y ropa especial esta gran molestia (improbable) parece que las vias de drenaje del cuerpo ampolla rectal y uretra funcionan normalmente.
Una nueva cirugía En días de Navidad (para ocultar todo con las fiestas decembrinas) estaría planteada para resolver este asunto pendiente, pero en esos momentos ya habrán transcurridos 6 meses del hallazgo del cáncer y seguramenre habrá que hacer otra limpieza de la pelvis para extraer lo que haya reaparecido de tumor y ganar unos meses más para la campaña electoral. Si en estos 2 o 3 meses por venir aparecen metástasis a distancia (Higado, pulmón o cerebro) no hay nada que hacer y el paciente morirá dentro de los lapsos estadísticos inexorablemente.
En cuanto a la quimioterapia, como dijimos antes, son tumores muy rebeldes a tratamiento y los esquemas modernos toman en cuenta el alcance de las drogas y su potencial toxicidad. IFOSFAMIDA Y OXALIPLATINO pudiesen haber constituido un intento terapéutico en este caso por su gran capacidad para matar células malignas ( y sanas) y por el relativo exitoso control de sus efectos colaterales en una unidad de Oncología médica altamente especializada.
Dos datos de lo dicho por el Presidentre después de sus quimioterapias hablan a favor del uso de Ifosfamida (Me la ponían todos los dias de la semana). Este es un esquema que divide la dosis total de una serie en 4 o 5 “pedacitos” (1 por día) para disminuir su gran toxicidad y tratar de evitar sus efectos colaterales negativos. Con todo y eso aparecen sobre todo en la esfera de la médula ósea con depresión de todas las series (Glóbulos rojos, blancos y plaquetas), efectos al sistema Nervioso central y al Hígado. Probablemente recibió NEUPOGEN un medicamento dirigido a estimular la formación de colonias o nuevas células en la Médula Ósea y tambien transfusiones de sangre completa o algún componente como plaquetas. Oxaliplatino como todos los derivados del platinol es altamente tóxico al riñón porque el medicamento precipita como finos cristales en aguja que pueden devenir en un cuadro de necrosis renal aguda con insuficiencia severa y obligar a realizar hemodiálisis periódicas (Esto pudo haber sucedido). El Presidente dijo varias veces que lo obligaban a beber mucha agua porque el medicamento era peligroso.
Por último, algunos tumores inusuales como estos sarcomas pueden generar los llamados sindromes “paraneoplásicos” consistentes en la aparición de cuadros raros de función exagerada de una glándula (tiroides, suprarrenales etc.) o en la elaboración por parte del propio tumor (que se comporta como una glándula) de diversas sustancias que intervienen en el metabolismno del cuerpo humano. Esta pueden incluir insulina, catecolaminas (adrenalina y noradrenalina) o diversos esteroides parecidos a la dexamatasona o la hidrocortisona que terminarán por provocar al paciente lo que se conoce como un “Cushing iatrogénico) con “cara de luna” y lomo de buey en su expresión clásica, lo que no es más que una acumulación anómala de grasa en la cara y el cuello asociada directamente a ese efecto “esteroideo”. Estas sustancias son euforizantes provocando un efecto parecido al de los esteroides anabolizantes en los corredores y atletas de alto gasto, solo que en estos casos, cuando estamos frente a un paciente gravemente enfermo, pero no moribundo, ocultan la pérdida progresiva de peso real y masa muscular que conlleva el tumor maligno que padece. Todo esto sin agregar que también puede desencadenarse una verdadera tormenta inmunológica con falla suprarenal aguda y repentina que acabe con la vida del paciente en cuestión de horas o una aplasia medular con derrumbe completo de las defensas y sucumbir ante un simple catarro. Si en el esquema terapéutico del paciente se han agregado esteroides a grandes dósis, estos suelen tolerarse con riesgo relativo como ocurre en los enfermos del complejo inmunológico circulante que padecen un Lúpus Eritematoso Sistémico o Artritis Reumatoidea.

No comments:

Post a Comment