Wednesday, August 31, 2011

LA MILANESA DE MILANÉS

Pablo, Punto sin Retorno

Si Pablo Milanés ya no es fidelista, ¿qué es? Planteo la interrogante porque la carta del cantautor a uno de esos apóstatas que deambulan por la ciudad completa su ruptura con la revolución estalinista de Castro, a la que tanto cantó. La misiva resulta en esencia un tiro por elevación dirigido a la clase intelectual y dirigente de Cuba, a la que convoca a enterrar la simulación y a elevar la voz contra la represión gubernamentalhacia quienes disienten, comenzando por las Damas de Blanco.


Comparto lo que, con certeza, expuso en estas páginas el colega Daniel Morcate en su columna Pablo y el amor a los tiranos, acerca de Milanés y de “esa legión de artistas y escritores ( reckless minds) que abrazaron las espantosas tiranías fascistas, nazi y comunistas”. Efectivamente, Pablo quiso cantar en Miami en un intento por reconciliarse con su propia humanidad y porque anhelaba que el exilio lo amara como lo amaron los verdugos de Cuba.

Pero los hechos, el efecto y las consecuencias de ese deseo lo colocan si no en el lado, al menos en la frontera, de los enemigos de la dictadura. Recuérdese que medio siglo después siguen vigentes en la isla las palabras de Fidel Castro a los intelectuales (16, 23 y 30 junio de 1961), que dictaron y aún dictan la sumisa relación de los artistas con el entonces joven régimen: “dentro de la revolución, todo; contra la revolución nada… Ningún derecho… Nadie”; es decir, con Fidel todo y siempre; contra Fidel nada y nunca. Porque, él es la revolución, el partido, el Estado, la nación.

Milanés afirma que continúa siendo un revolucionario, un hombre de izquierda. Pero decir que no es más fidelista, ni que volverá a cantarle al dictador, lo aparta de la revolución, a los ojos del régimen. De ahí se desprenden los ataques en su contra, como los que motivaron la epístola al señor García o el artículo en Cubadebate de un tal Iroel Sánchez, ex funcionario de la cultura oficial.

La carta de Milanés es, a su modo y estilo, un manifiesto político calculado, en el que, por medio de la devastadora crítica hacia un personaje secundario del drama cubano, concluye su proceso de desencanto con la ortodoxia castrista, que había venido expresando desde hace un tiempo con fuertes declaraciones, como cuando sugirió a la gerontocracia cubana retirarse o cuando dijo que Raúl Castro debía ser condenado si el opositor Guillermo Fariñas moría, a causa de la huelga de hambre de 135 días que protagonizó por la muerte de Orlando Zapata Tamayo el año pasado.

Milanés se cansó de los susurros al oído, de la doble moral que reina entre la intelectualidad y la clase política, así como del ambiente de hostilidad impuesto en Cuba hace más de medio siglo hacia un falso adversario: el exilio, los Estados Unidos y el deseo de los cubanos de vivir en libertad y democracia.

Falta, naturalmente, por ver la reacción del régimen ante el caso y si el manifiesto público de Milanés va a estimular o no a otros intelectuales de la isla a terminar con la simulación. Queda por ver también las posibles repercusiones para el pueblo y el movimiento opositor.

Hace tres años y medio pregunté a Pablo Milanés a través de este mismo espacio ( Dos preguntas, Pablo, 1-8-2008) si iba a romper con el castrismo o si seguiría dudando, a propósito de un concierto que ofreció en el teatro Mella de La Habana, donde presentó su disco Regalo, y cuestionó la validez de esa revolución que con sus canciones ayudó a edificar. “¿Ha valido la pena? Pregunto, no sé. ¿Ha valido la pena? Respondo, no sé”, expresó entonces Milanés mientras entonaba la canción Dos preguntas.

Hoy, se disiparon las dudas. Pablo Milanés quemó las naves con la ortodoxia castrista. Si él ya no es fidelista, ¿quién en Cuba lo es?

4 comments:

  1. Hasta cuando Sr, tendremos que oir algo de Pablo? Hay que hacer un receso y ver la trayectoria de esto. La Habana no esta de acuerdo con la posicion de el, menos aun, que haya sido entrevistado por Radio Marti. Solo hay que confiar en el tiempo, este nos dira, si Pablo rectifico su ruta o solo fue parte de su show.

    ReplyDelete
  2. Es noticia y mientras lo sea hay q ver todos sus matices.

    ReplyDelete
  3. Pablo siempre ha criticado pequenas cosas como la mayoria en la trova, pero es cierto que ultimamente se ha separado un poco y que no firmo la famosa carta que apoyaba el fusilamiento de los que intentaron escapar de la isla cárcel y ahora con estas declaraciones y esta carta se ha destapado.

    ReplyDelete
  4. Odalis: ¿Destapado para que lado?
    No se puede estar entre uno u otro lado.
    Si se define no lo dejan volver, pero qué golpe al Regimen sería!!!!!

    ReplyDelete