Tuesday, October 5, 2010

CUBA LIBERARIA A REOS ACUSADOS DE TERRORISMO Y USA ABRE LAS PUERTAS A EX PRESOS CUBANOS

carcel-45

ACTUALIZACION
Cuba liberaría a reos acusados de terrorismo
JUAN O. TAMAYO
Cuba ha ofrecido liberar a un nuevo grupo de nueve prisioneros --entre ellos seis hallados culpables de terrorismo-- en una posible señal de que el gobierno está dispuesto a liberar a un máximo de 80 personas más, informó el lunes un activista de derechos humanos.

Los nueve, ocho de los cuales no se consideran generalmente como presos políticos, deben salir del país si los liberan, dijo Elizardo Sánchez, jefe de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional.

Unos 80 prisioneros adicionales caen en la misma categoría de los ocho en cuestión, casos juzgados en tribunales de delitos contra la seguridad del estado, y también pudieran ser liberados, agregó Sánchez desde La Habana.

La oferta es la primera confirmación de que Raúl Castro planea ir más allá de los 52 disidentes que prometió liberar en julio, los últimos que quedaban presos de un grupo de 75 arrestados en el 2003. Un total de 36 ya han sido liberados y marcharon al exilio en España.

"Pareciera que quiera quitarse este lastre de su imagen política", dijo Sánchez. "Quiere deshacerse de esta clase de prisioneros para reducir las críticas internacionales... y conseguir concesiones económicas y políticas".

Tres de los nueve --Leudis Arce Romero, Lázaro Avila Sierra y Francisco Reyes Rodríguez-- fueron condenados a cadena perpetua por cargos de terrorismo por planear el secuestro de un avión para llegar a Estados Unidos en el 2003, aunque el plan nunca se concretó, dijo Sánchez.

Otros tres fueron condenados por terrorismo y sentenciados a entre 8 y 10 años de prisión por secuestrar una embarcación para salir de la isla, agregó. Ellos son Reinier Concepción García, Juan Marimón Gómez y Marcos Zayas Acanda.

Pavel Hernández Manfarrol fue sentenciado a seis años por intento de salida ilegal a través de la Base de Guantánamo, añadió Sánchez, y Domingo Osuna Mederos fue hallado culpable de piratería por planear el secuestro de una embarcación.

El noveno, Orestes Paino Viera, es un activista de oposición hallado culpable en el 2008 de falta de respeto a las autoridades y de resistirse al arresto, según el activista de derechos humanos.

Sánchez dijo que confirmó la oferta del gobierno cubano en conversaciones con seis de los presos y familiares de los otros tres. Sánchez agregó que no pudo confirmar reportes que uno o dos prisioneros adicionales recibieron la misma oferta.

La oferta a los nueve pone nuevamente sobre el tapete la interrogante de quién es un preso político en un país donde el gobierno considera muchas actividades como delitos contra la seguridad del Estado.

La Comisión de Sánchez considera "prisioneros políticos" a casi 100 cubanos condenados en tribunales por crímenes contra la seguridad del Estado, incluso si sus delitos han causado derramamiento de sangre. Amnistía Internacional considera "presos de conciencia" sólo a los hallados culpables de actividades no violentas.

Berta Soler, portavoz de las Damas de Blanco, dijo el lunes que el grupo entregará pronto a las autoridades católicas de la isla una lista de las personas encarceladas por razones políticas.

El cardenal cubano Jaime Ortega declaró el viernes a periodistas que el gobierno liberará a "otros" además de los 52, pero agregó que existían varias listas de "prisioneros políticos".

El canciller español Miguel Angel Moratinos por su parte, pidió la semana pasada a legisladores españoles que le entreguen sus listas de los cubanos que consideran como presos políticos.

Ortega y Moratinos participaron en la reunión del 7 de julio en la que Raúl Castro prometió liberar a los 52 disidentes.

Moratinos ha dicho que Castro estaba dispuesto a liberar a "todos" los prisioneros políticos, mientras que el presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular, Ricardo Alarcón, dijo que sólo se liberaría a los que no sean responsables por la pérdida de vidas.


Los ex presos políticos cubanos y sus parientes que viven en España podrán venir rápidamente a Estados Unidos bajo un programa especial de parole, anunció el lunes un funcionario del Departamento de Estado.

Las solicitudes de los ex presos para su entrada a Estados Unidos se procesarán caso por caso, pero se espera que tomen un promedio de alrededor de un mes, agregó el funcionario.

La mayoría de los 36 presos recientemente liberados y decenas de sus parientes que se encuentran en España desean trasladarse a Estados Unidos, pero los procedimientos de inmigración de EEUU lo prohíben porque ya ellos están en un refugio seguro en España.

Los departamentos de Estado y Seguridad Interior acordaron por eso permitirles la entrada bajo el Significant Public Benefit Parole Program (Programa de beneficios de interés público significativo, SPBP), añadió el funcionario, a quien según las reglas del Departamento de Estado no se le puede identificar ni citar directamente.

El SPBP se ha utilizado en el pasado para permitir la entrada a Estados Unidos de personas como iraquíes y activistas sindicales colombianos que temen por sus vidas, explicó el funcionario a El Nuevo Herald en un informe por teléfono desde Washington.

Funcionarios consulares en la embajada de EEUU en Madrid han contactado a varios de los ex prisioneros políticos para informarles de la eligibilidad del programa y otros requisitos, agregó el funcionario.

Por lo menos una de las solicitudes ya se procesa y se entrevistará a varios otros ex presos políticos esta semana, añadió. El SPBP permite que los recién llegados reciban rápidamente permisos de trabajo y eventualmente la residencia.

El ex preso político Normando Hernández confirmó desde Madrid que los funcionarios consulares les han solicitado información a los ex presos y sus parientes, pero pareció estar poco claro en los detalles.

"No sabemos bajo qué condiciones sería la entrada a EEUU", dijo Hernández a El Nuevo Herald. "Lo que queremos es que todas las familias puedan salir bajo las condiciones de que somos refugiados políticos".

"Me has puesto muy alegre y triste, porque sería una carga para nuestros familiares", en Estados Unidos, agregó Hernández cuando se le comunicó la información del funcionario del Departamento de Estado.

El gobernante cubano Raúl Castro prometió el 7 de julio liberar a 52 presos políticos, los últimos que quedaban en la cárcel de una redada en el 2003 que sentenció a 75 disidentes pacíficos a términos de prisión de hasta 28 años.

Treinta y seis ya han sido liberados en varios pequeños grupos después que acordaron salir directamente de la prisión al aeropuerto de La Habana y volar hacia España, junto con varios de sus parientes cada uno. Otros tres han acordado salir de la isla, pero esperan por espacios en los jets de pasajeros rumbo a Madrid.

Muchos de los cubanos recién llegados a España se han quejado de sus malas condiciones de vivienda, las incertidumbres sobre su estatus legal en el país europeo y los estipendios que reciben para cubrir sus gastos.

Otros 12 disidentes encarcelados han dicho que se negarán a abandonar Cuba, pero se espera que los liberen el mes próximo como parte del acuerdo del 7 de julio de Castro con la Iglesia Católica en Cuba y el gobierno español.

Los ex presos políticos que viven en Cuba pueden solicitar la entrada a EEUU en la misión diplomática estadounidense en La Habana, aunque ese proceso usualmente toma varios meses.

El funcionario del Departamento de Estado manifestó que la decisión para permitir entrar a los cubanos de España fue un reconocimiento de que los disidentes liberados debían tener una elección sobre dónde vivir, y que esta medida está de acuerdo con la meta del gobierno del presidente Barack Obama de ayudar a la reunificación de las familias cubanas.

El parole es una categoría especial de inmigración bajo la cual los nacionales extranjeros que de otra forma no serían elegibles de inmediato para entrar a EEUU, pueden ser admitidos en el país.

En el 2006, la administración Bush estableció el programa Cuban Medical Professional Parole (Programa de parole para los profesionales médicos cubanos, CMPP) para permitir entrar al personal médico cubano que desertaba mientras se encontraba asignado para trabajar en un tercer país.

El CMPP requiere que los solicitantes sean ciudadanos cubanos, "reclutados" por el gobierno de La Habana para trabajar o estudiar en un tercer país y no tengan descalificaciones que prevendrían su admisión en Estados Unidos, de acuerdo con la página web del Departamento de Estado.

Julio César Alfonso, presidente de Solidaridad sin Fronteras, una organización en Miami de médicos cubanos, estimó en el 2008 que 6,000 médicos habían desertado en los cinco años anteriores.

Unos 5,000 de ellos ya se encontraban en Estados Unidos, agregó Alfonso, pero no estaba claro cuántos de ellos habían llegado bajo el programa de parole para los profesionales médicos cubanos.

No comments:

Post a Comment