Wednesday, April 14, 2010

SILVIO, UNA LASTIMA...

LAMENTABLE RESPUESTA DE SILVIO RODRIGUEZ



Montaner:

“Veo que te estás esforzando, pero yo no puedo pasarme la vida en esto, que para ti es como ir a tu oficina y para mí significa ausentarme de mi trabajo. Me despido con la misma propuesta que ya hice: abandona la guerra fría, ponte a luchar contra el bloqueo, hazle bien a la niñez de esta tierra en que tú fuiste niño. Si eres capaz de dignificarte ante la infancia, todos venceremos un poquito.”

Cordialmente,

Silvio Rodríguez.



Otro día más negro y funesto para nuestro país. Todos los cubanos sensatos dentro de Cuba y fuera de ella, así como la comunidad internacional, observaban como una esperanza, un comienzo, un arranque de necesaria identificación, reconciliación y reajuste entre cubanos el cívico y edificante intercambio que se estaba dando entre Silvio Rodríguez y Carlos Alberto Montaner, pero algún jefe grande dentro de Cuba ha mandado a poner fin.

Cuesta mucho trabajo concluir que el poeta Silvio Rodríguez sea un permanente y furioso reaccionario y esta sea su decisión personal. Es más humano y lógico entender que Silvio –aun con privilegios- es parte de un pueblo que esta maniatado por un tenebroso mecanismo totalitario y que tampoco le permiten -fuera de la música- generar ideas o proponer soluciones políticas o sociales para Cuba junto a reconocidos críticos del sistema.

Como se puede creer que Silvio que se ha pasado medio siglo en asambleas, reuniones, actos y otras boberías improductivas para el país que irritan a cualquier hombre de luz, esgrima para algo importante como es la propuesta de CAM de crear un Comité de Cubanos para iniciar la solución de los problemas del país no tiene tiempo. Eso es para los bobos. A Silvio le cortaron las alas y no le han permitido ser útil a Cuba. Es una pena porque para los muchos cubanos que abogamos por este tipo de inicios el intercambio entre Silvio y Carlos Alberto fue un rayo de luz. Silvio se acaba de apagar. ¡Ordenes superiores! ¡Pobre Cuba ¡ Oscar Peña


From:
Carlos Alberto Montaner

No comments:

Post a Comment