Friday, April 30, 2010

UN MUNDO FELIZ

dhdx3hns_5197cfshcpdn_b
Foto de José Alberto Alvarez Bravo

UN MUNDO FELIZ

Angélica Mora
Alabama

Apuntes de una Periodista

El gobierno de La Habana, desde hace más de medio siglo, se apodera de los hijos y los vuelve contra sus padres. En la sociedad cubana, los vínculos familiares se desgajan desde temprana edad cuando el Estado se apodera de los niños mediante una temprana e incesante concientización.

PRETEXTO
El mejor ejemplo de esta realidad es el caso de la periodista independiente y miembro del grupo de apoyo de las Damas de Blanco, Dania Virgen García, de 41 años de edad. Hoy su hija declara: "Está bien que mi mamá esté en prisión para ver si cambia su forma de pensar".

Las autoridades de Cuba arrestaron a la disidente y de inmediato le encontraron un delito para poderla condenar como delincuente común, como hacen con los opositores que son detenidos. Fue así como Dania fue condenada a un año y ocho meses de prisión bajo cargos de “maltrato” doméstico y “abuso de autoridad”.

García, quien escribe para varias agencias de prensa opositoras en internet, fue condenada el 23 de abril en un “juicio sumarísimo” tras haber sido detenida pocos días antes, acusada de “maltrato” a su hija en medio de un altercado familiar.

La disidente, quien participaba como personal de apoyo en las marchas de las Damas de Blanco, está ahora recluida en la prisión conocida como "Manto Negro", cárcel de alta seguridad para mujeres, ubicada en el oeste de La Habana.
La hija de García, de 23 años, está conforme con el encarcelamiento de su madre y dice que espera que "( la prisión )... le sirva de escarmiento y cambie de parecer". La joven está vinculada a los CDR -Comités de Defensa de la Revolución- y sus disputas con su madre se deben a sus diferentes puntos de vista frente al gobierno cubano.

Como en el libro "Un Mundo Feliz" del escritor británico Aldous Huxley, publicada por primera vez en 1932, cuyos habitantes concientizados desde el nacimiento no reconocían otra autoridad que no fuera el Estado, éste es otro patético caso de una familia dolorosamente dividida en la Isla de la Felicidad.

No comments:

Post a Comment