Wednesday, April 14, 2010

LA FUERZA DE UN MURO

ozt0

Angélica Mora
Nueva York

Apuntes de una Periodista

Diario de América

El Muro de los Lamentos del pueblo judío, la Muralla China para proteger el Imperio, el Muro de Berlín que dividía a los alemanes... son poderosos símbolos que reflejan determinación en lo sagrado y en lo político.
Hasta hay un album rock de Pink Floyd del año 1964 -The Wall- que, "ladrillo" a ladrillo" expone en varias canciones los sentimientos de la época.
Con el correr del tiempo el album se convertiría en clásico.

Hoy las protestas internacionales contra el sistema imperante en Cuba se proyectan a través de un novedoso sistema en los muros de diversas representaciones diplomáticas en el mundo.

Primero fue en la sede diplomática cubana en Nueva York y luego fue en Barcelona.
La imagen es de Orlando Zapata Tamayo, envilecido por el régimen castrista, que quiere destruir el potente ícono del hombre -que sin claudicar- se inmoló por sus ideales.

El autor es el artista cubano Geandy Pavón quien está logrando exasperar a los funcionarios cubanos en el extranjero y enfurecer al Régimen en la Isla, quienes ven este acto como una abierta provocación.

Dice el artista que su proyecto está motivado "por la indignación que siente ante la represión llevada a cabo por el gobierno cubano contra su propio pueblo".
Explica Pavón que la gigantesca imagen en blanco y negro de Orlando Zapata, plasma el lema vivo de su madre Reyna Luisa, que "Zapata Vive".
Esta audaz iniciativa comenzó a germinar hace tiempo y culminó con la muerte del huelguista cubano.

Pavón llegó al exilio de Nueva Jersey con su familia en 1996, luego que el grupo obtuvo el permiso para salir de Cuba.
Su padre fue un preso político, que permaneció encarcelado 18 años, sin que nunca se le siguiera juicio. Salió libre gracias a una amnistía en 1974, propiciada por intelectuales franceses.
El padre de Pavón fue un revolucionario, que incluso fue responsable por la seguridad del Che Guevara, pero después discrepó con Fidel Castro y se convirtió en un opositor y luego en un activista.

Pavón explica que desde niño soñó con ser libre y quería expresar ese sentimiento en su arte. Dice que, como otros jóvenes cubanos, lo único que quería era escapar de la Isla y hacer su vida.
"Pensaba que podías vivir y hacer arte sin que todo esto te afectara, pero no es así. Desearía que ser cubano fuera como ser sueco, pero lo ontológico en el ser cubano es mucho más complejo. Tienes que explicarte siempre, decir si eres "del interior" o del exilio. Y esto implica una posición ideológica".

Pavón cree que el Gobierno cubano también dejará morir de hambre al opositor Guillermo Fariñas, "quien no pide un cambio de régimen sino sólo que dejen salir a 26 presos de conciencia que están muy enfermos". Está convencido que por la intolerancia no habrá cambio de voluntad en el intransigente régimen que gobierna la Isla.

Sin embargo declara que hay algo nuevo en toda la actual tragedia.
"Algo está cambiando. Por primera vez en 50 años el castrismo está dejando de estar de moda. Se ha pasado del mito literario a la realidad de una dictadura en la que hay disidentes que piensan diferente. Esto les desborda".

Promete que proseguirá recorriendo ciudades y países, porque se ha percatado que esto molesta y enfurece al Gobierno cubano.
"A nivel de imagen, mi proyecto les perjudica más que una bomba. Es terrorismo blanco. Y esto es porque nunca se les había atacado tan directamente desde el arte. Por eso, seguiré adelante".

No comments:

Post a Comment