Monday, September 21, 2009

DESCONCIERTO

Pablo Rodríguez Carvajal

22 de septiembre de 2009

Mucho he oído –más bien leído– decir que los cubanos exiliados debemos escoger nuestras batallas. Pero en realidad, ¿es precisamente ese el problema que tenemos?

¿Dónde está el Dr. Darsi Ferrer Ramírez?

Estudios sociológicos han demostrado que nuestra reacción a la censura –de una película, canción, etc.– es invariablemente un mayor deseo por lo censurado, pero no sólo eso, sino también una actitud más favorable hacia ello.

¿Dónde está el periodista Yosvani Anzardo Hernández? No le pongo el adjetivo calificativo “independiente” porque lo considero una redundancia: si no es independiente, no es periodista. Yosvani lo es.

El conseguir que se censurara una canción relacionada con una camisa negra en República Dominicana, precisamente un país que no se caracteriza por censurar canciones aunque sus letras sean picantes, logró que hoy cualquiera la conozca. Es una táctica que, aunque viejísima, inexplicablemente sigue teniendo efecto. Claro, es una táctica que no me imagino utilice un Rafael Matos, una Lissette Álvarez o un David Bisbal. Más bien la usan los sub-mediocres.

La “Inteligencia” de un gobierno que se ha mantenido dictando por tanto tiempo no tiene que ser muy inteligente para detectar quién se prestaría para un juego que, para ambos, resultaría fructífero. Para el último: alimentación del ego con mucha popularidad –negativa o positiva, no importa–, y para el régimen, un velo que esconda una ola represiva en toda la geografía isleña.

¿Dónde está Arnaldo Herrera Campoalegre?

No hizo falta mucha imaginación de la ¿“Inteligencia”?. Con un EGOCONCIERTO de Fronteras sin Paz, resuelto el problema. Casi todos –y digo “casi” porque no me gusta ser absolutista– los medios de prensa se olvidan de lo principal, lo más esencial, lo más humano: cubrir lo que detrás de ese velo quiere esconder el régimen castrista –una ola represiva contra cubanos que defienden los derechos humanos, especialmente la libre expresión.

¿Estoy culpando a la prensa? No. Cada cual en su asunto, y el de ellos es ese. Si los activistas, o seudo-activistas, en vez de reclamar por los presos políticos quieren ir para la calle a bailar al ritmo que le toquen desde La Habana, la prensa simplemente hace su zafra. Es nuestra responsabilidad atender a los nuestros. No dejar que nos manejen unos oportunistas a su antojo.

Para mi lo más importante no es que escojamos nuestras batallas, sino que NO dejemos que nos las impongan.

Por mi parte, ni siquiera creo en fronteras. Estoy de acuerdo en que el cantante de nombre en plural (¡tan grande es su ego!), y todos los demás, canten -ayer, hoy, mañana, o cuando se les venga en ganas- en el rincón del mundo que mejor les plazca. Somos nosotros, los que NO tenemos que hacerle swing a la pelota de trapo.

No comments:

Post a Comment