Sunday, March 8, 2009

PESADILLA VENEZOLANA

Angélica Mora
Nueva York

Apuntes de una Periodista

¡Ahora le llegó el turno a la humilde arepa!
Nada escapa a "Ojo de Águila", en su aberrante persecución del capitalismo y todo lo que tenga olor de trabajo honrado para ganarse la vida.

Las fuerzas policiales y militares, que podrían ser destinadas a perseguir al hampa desatada o los delincuentes especializados -que sólo en el estado Zulia han llevado a cabo quince secuestros en los dos primeros meses del año- están muy ocupadas ahora en vigilar y caerles encima al simple ciudadano, ese que trata de sobrevivir en estos días de vacas flacas en la otrora próspera tierra venezolana.

No creo que exista una pesadilla más grande que la de Venezuela, salvo por supuesto, la de Cuba.
Para los habitantes de la tierra de Bolívar el espanto es más reciente. Sólo una década y no cinco como Cuba. Por esto aún están como aturdidos y se tratan de agrupar y muchos de sacar provecho a las circunstancias bajo el dicho de "vivir el día y no importa lo que venga".

Sin embargo, se percibe un escalofriante despertar para la mayoría que, aunque apoyó al régimen chavista incluso en la última consulta popular, se ve afectada de la noche a la mañana por decisiones tomadas a último minuto por el enloquecido mandatario.
Ahora sí les está doliendo el bolsillo y no solamente a la clase alta, tan perseguida por Chávez.
En su locura el "Duraflex de América Latina" está atacando ahora a la clase media y los pobres -estos, que conforman su último reducto fiel y complaciente- sin medir las consecuencias.

Ahora todos despiertan y no pueden creer lo que les está ocurriendo.
Como esos enfermos de cáncer terminal a quienes le han dicho de repente que tienen los días contados, están mirando con terror, sin terapia posible, como el mal avanza hasta devorarlos a todos.

Y no pueden decir ¿por qué me pasa esto a mí?, porque ellos mismos se lo buscaron.
Es el triste resultado de creer, apoyar y dar los votos a un oportunista que jugó con el entusiasmo de la población que quería cambios y que la fortuna les sonriera.
Están comprobando en carne propia que los "cambios" sólo benefician a Hugo Chávez Frías. Sólo a él en su porfía de convertir Venezuela en una copia de Cuba, pero no aportan nada al pueblo que creyó en sus promesas.

La democracia en Venezuela ha sido usada como papel de baño por Hugo Chávez y éste se rie de las leyes y del pueblo que lo colocó en el poder.
Se ha valido hábilmente de la ingenuidad y el fanatismo para lograr sus propósitos de hegemonia pura.
En su libreta Chávez cada día raya una orden ya cumplida en su avance hacia la dictadura total e implacable.

Pero el Máximo Líder de Venezuela se está disparando en los pies y se va a caer como esos ídolos barrigones de barro, que se creen bien atornillados en la base, pero en la realidad están desequilibrados en sus pedestales.

Hugo Chávez estaba "amargándole la perdíz" a empresarios y “gente de arriba” como el graciosamente dice.
Pero en su destructor avance de Atila ahora se ha metido con los humildes que honradamente tratan de ganarse el sustento diario.
Y esto es peligroso.

Ahora, meterse con las areperas -que antes estaban en manos de portugueses, pero ya nó, porque muchos salieron, escapando a tiempo de Venezuela con sus pocas ganancias- es lo último.
Hoy estos humildes puestos de comida al paso, que venden las arepas en muchos casos rellenas y que son el pan nuestro de cada dia para el ciudadano de a pie, están en manos de venezolanos.
Muchos de ellos votaron por Chávez el 15 de febrero, quizás con la esperanza de que cumpla sus promesas de mejoras en la vida cotidiana y sin pensar que serían afectados por las medidas anti capitalistas del "Energúmeno de Miraflores".
Sin embargo, ahora este energúmeno, víctima de su enajenación galopante, no se ha parado a pensar que está hiriéndo a la propia gente que le dio los votos y eso, a la corta y la larga, es peligroso.
Tan peligroso como la purga que realizó en las fuerzas armadas y cuyos integrantes, sacados de las filas, no pueden estar nada de contentos.
La humilde arepa al ser afectada, puede desencadenar el aluvión que ineludiblemente le espera a Hugo Chávez en un futuro muy próximo.

Como les vengo diciendo, no se pierdan el próximo capítulo.

No comments:

Post a Comment