Monday, March 2, 2009

¡OLE!... O MAS RESPETO, TORO...

Angélica Mora

Apuntes de una periodista

Nueva York
Embullido en su papel de víctima del Imperio, Hugo Chávez se volvió a rasgar las vestiduras gritando que necesita más respeto.
Su programa de este domingo "Aló, Presidente", estuvo dedicado a "echarle carbón a la hoguera", tal como se lo han ordenado desde La Habana.
Lleno de ínfulas, el mandatario volvió a provocar al presidente Barack Obama, que según el Club de los Compinches de la Cubazuela, ya no tiene ninguna de las cualidades de cuando recien fue elegido para ocupar la Casa Blanca.

El presidente venezolano volvió a pedirle a Obama más respeto.
En uno de los respiros, dentro de los ataques, Chávez calificó de "interesante" las disculpas que ofreció el director de la CIA, León Panetta, quien declaró que algunos países de la región podían sufrir inestabilidad a raíz de la crisis económica.
Fue lo único positivo que salió en el programa de los labios de Chávez... El resto, agresión pura:

"Ojalá que el presidente de Estados Unidos, si es verdad que viene con ganas de cambiar ..., no siga atropellándonos", aunque "cada vez que nos atropelle o pretenda atropellarnos, aquí responderemos con dignidad..."

Chávez en forma desdeñosa le mandó un mensaje a Obama que mejor se preocupara de Estados Unidos, al asegurar que "Venezuela no es su problema".
El mandatario expresó:

"Al pueblo de Estados Unidos le hace falta un cambio y a Estados Unidos le hace falta un líder... Conviértase Obama en líder y preocúpese de su pueblo, del hambre, la miseria, la pobreza, la violencia, las drogas, la locura... Ocúpese de Estados Unidos que tiene bastante problemas, caballero, que Venezuela no es su problema; ese es nuestro problema..."

Como decía, Chávez reconoció como "una señal interesante" que Panetta se disculpara al vaticinar que Argentina y otras naciones latinoamericanas sufrirían "inestabilidad" como consecuencia de la crisis económica global.
Según Chávez:
"El director de la CIA le pidió "perdón" al Gobierno argentino... es es una señal interesante" ante la "respuesta muy firme" de Fernández, porque Panetta debe saber que "no nos quedaremos callados ante ninguna ofensa".

Chávez luego se quejó nuevamente que no lo respetaban. Aseguró que independientemente de quien sea el presidente de Estados Unidos, Washington lo ha ofendido profundamente y ha ofendido a Venezuela al decir "mentiras".
Ya con todo el impuso, exacerbado por completo gritó:
"¡Que si nosotros apoyamos el terrorismo, a la guerrilla colombiana, que si apoyamos la muerte y a movimientos terroristas en Oriente Medio...! ¡Todas son mentiras que las sigue diciendo ahora el Gobierno de Obama!".
"¿Qué es lo que ha cambiado?" con la salida de George W. Bush y la llegada de Obama,"¡¡¡Nada!!!".

Chávez siguiendo con los ataques contra el presidente estadounidense volvió a repetir las agresiones del sábado donde dijo que mejor que Obama se dedicara a los consumidores de drogas en Estados Unidos y "no se metiera con Venezuela".
El gobernante venezolano se refirió el sábado a informes de Washington sobre la situación de los derechos humanos y del narcotráfico en esa nación caribeña.
Hablando directamente al Presidente de los Estados Unidos le envió el guapetón mensaje de que:

"No se meta conmigo, señor Obama. No se meta...con Venezuela, Obama, no se equivoque, no siga el mismo torpe y estúpido camino" de Bush!! añadió. Y se puso a canturrear desafinadamente una canción del folklore venezolano: "Yo soy como el espinito que en la sabana florea...
le doy aroma al que pasa,
pero espino al que me menea".

Volvió a advertir a Obama "que reflexione" y deje de señalarlo como apoyo del narcotráfico y a Venezuela como "reino del narcotráfico":

"¡QuÉ risa...¡Ellos son los reyes del narcotráfico y nos acusan a nosotros", también señalan de corrupción, cuando "hay mucha más corrupción en Estados Unidos que aquí... Son unos corrompidos... Corrompidos están esos Gobiernos como corrompidas las fuerzas militares de Estados Unidos".

En el paroxismo de su discurso contra el Imperio, Chávez, rojo-rojito esta vez de cara, atacó también a las fuerzas armadas estadounidenses:

"Las fuerzas castrenses estadounidenses están "penetradas por el narcotráfico, por asesinos y genocidas y esa es una verdad...el imperio yanqui tiene sus días contados...Se hunde el imperio yanqui y se acabará y saldrá vivo de allí, de la tumba de ese imperio, el gran pueblo norteamericano".

Como se ve, el "Aló, Presidente" de esta semana cumplió a cabalidad el propósito de clavar banderillas en el nuevo mandatario estadounidense en la creencia que éste reaccionará y para demostrar que cumple y hace cambios de verdad, abrirá las puertas a plenas relaciones, con todas las garantías con el régimen de La Habana. Total para eso estuvo el títere, disfrazado hoy de torero.

No comments:

Post a Comment