Sunday, March 15, 2009

“A LA ORDEN...”

Angélica Mora
Nueva York
APUNTES DE UNA PERIODISTA

Sábado 14 de marzo, 2009
"...las conversaciones con Venezuela se encuentran en una etapa bien avanzada.
...Chávez nos ofreció una isla entera".
General Anatoli Zhijariov, jefe del Estado Mayor de la Aviación Estratégica de Rusia.

Viernes 6 de junio del 2008
"Venezuela dispara un misíl de largo alcance desde La isla Orchila, en una maniobra militar en la que lanzaron proyectiles desde un avión Sukhoi 30 y desde una fragata.
El ejercicio está enmarcado dentro de la maniobra operacional “Patria Socialista 2008”.
"...los blancos fueron alcanzados".
Ministro de Defensa, Gustavo Rangel Briceño,



La Isla Orchila fue famosa en su tiempo cuando el dictador Marcos Pérez Jiménez corría detrás de la actriz italiana Gina Lollobrígida, persiguiéndola en una moto.
Eran días inocentes, en comparación al uso que le quiere dar hoy a la isla venezolana el presidente Hugo Chávez.

Bastó que un general ruso, a propósito o nó para asustar al nuevo inquilino de la Casa Blanca, abriera la boca y revelara la oferta de Chávez --la isla La Orchila para usarla como base aérea, además de otras cuatro suplementarias “en caso de necesidad”- - para que emergiera el complot entre El Kremlin y Caracas.
Varias veces en artículos anteriores, el último titulado OSO RUSO NUNCA INVERNA, me he referido al peligroso juego político que está maquinando la otrora potencia mundial, usando a los siempre dispuestos enemigos de USA, Cuba y Venezuela.

La oferta de La Orchila puede ser mortal, pero no sorprende viniendo del orates que tienen los venezolanos como presidente.
El Hombre es un enajenado mental como Hitler.
Con la perversidad de los locos sueltos está tratando por todos los medios de superar las hazañas del doctor No “y como aprendi a amar la bomba”: Fidel Castro.

Éste, en su tiempo, ofreció toda la isla de Cuba a los rusos y maquinó la famosa crisis de los Misiles en 1962, que puso al mundo al borde de una guerra nuclear.
El Loco de La Habana dicen que fue el autor, el 27 de octubre del 1962, del derribo de un avion espía U-2 por un proyectil SAM, que se veia en la pantalla del radar mientras inspeccionaba las instalaciones rusas en Cuba.
Dicen que preguntó:
“¿Para qué sirve ese botoncito... ( rojo) ”, mientras lo apretaba ante el horror de sus acompañantes.
¨Puede ser cierto, puede ser leyenda, pero la anécdota me la contó un importante desertor que en esa ocasión acompañaba a Fidel en el recorrido.

Ahora tenemos al loco de Miraflores dispuesto todo.
La isla de Orchila era el sitio de descanso de los presidentes y dictadores venezolanos.
El mismo Chávez la ha puesto a disposición de sus compinches y su familia.
Sus hijos, “las pavitas” con que estos tienen romances y “los panas” de la familia han usado la Isla como sitio de esparcimiento para “gozar la vida” a plenitud en sus arenas blancas y rosadas y el paisaje paradisíaco.

La Orchila tiene hoy un destino menos jolgórico y más siniestro. Ser el punto, desde donde Rusia, a través de la base aérea venezolana “Antonio Díaz”, apunte tranquilamente su mira hacia los Estados Unidos.

No comments:

Post a Comment