Madre de joven atropellado en Santa Clara denuncia la desesperada situación por la que está pasando.desde hace un año y medio

  Hospital Provincial Arnaldo Milián Castro, Villa Clara
 Osmany Borroto Rodríguez
Sancti Spíritus, 24 de oct, 2014

Madre de joven atropellado denunció hace mas de dos meses la desesperada situación que está pasando.

El activista de los derechos humanos Orestes Yumar Julién Gómez informó desde Sancti Spíritus la terrible situación en que se encuentra la familia del joven Jorge Luis Meneses Yanes, ingresado en la Cama 15 de la Sala de Neurocirugía, en el tercer piso del Hospital Provincial “Arnaldo Milián”, de Santa Clara.
Según expresó la fuente, el mencionado adolescente circulaba por la carretera sobre una bicicleta en la tarde-noche del 13 de abril de 2013, en Manacas, municipio de Santo Domingo, cuando fue impactado por un automóvil que circulaba en sentido opuesto.
La señora Odalys Yanes Castillo, madre del joven, expresó el mismo día 7 vía telefónica: “El chófer del auto se llama Humberto Rivero, me dijeron que venía borracho y que el accidente ocurrió porque no se fijó al ir a pasar a otro carro que viajaba en su misma dirección; fue entonces que arrolló de frente a Jorge Luis”.
La madre del lesionado añadió: “Desde entonces, mi hijo está ingresado en coma, convertido en un vegetal. Perdió más de la mitad de su cerebro. Le cabe un puño dentro de la cabeza. Además, está flaco, pálido; da grima verlo. Lo desgraciaron”.
La señora Yanes prosiguió: “Sin embargo, al chofer no le ha pasado nada. Estuvo escondido por La Habana, pero ya anda de nuevo en el pueblo. No ha estado ni un solo día preso. Tal vez sea porque él y su familia están muy bien vinculados con gente influyente del gobierno”.
Odalys también planteó: “Ahora, para colmo, me han pedido que saque mis cosas del refrigerador del hospital. Estoy desesperada. Si mi hijo no se ha muerto es porque le doy yogurt y otros alimentos líquidos. Ya ni eso podré hacer”.
“Fui a ver a la Directora del Hospital y alegó que la medida era por los casos de cólera que hay. ¡Pero nosotros qué tenemos que ver con eso? ¡Si todo lo mantenemos limpio y con nosotros no habido el menor problema!”
La familia perjudicada está domiciliada en la calle Nelson Veitía número 7, en el pueblo de Manacas. “Pero ni casa tenemos”, dice Odalys, “pues acabábamos de echarla abajo para levantarla nueva precisamente el mismo día en que ocurrió la desgracia. Y el Poder Popular no nos ha dado ninguna ayuda”.